¿Olvidado? Regístrate
Animes, Mangas, Comentarios y Reseñas
Página 3 de 12 | Anterior 1 2 3 4 ... 11 12 Siguiente
Dekar
Admin

Mensajes: 23967
Lugar: Albacete
#31 - 25 Jun 2016, 00:01
Tenía apuntada Eyphonium para ver en un futuro porque me mola el tema de banda de música. Si has visto Nodame, tiene algo que ver o el apartado musical es igual de chulo?
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#32 - 25 Jun 2016, 00:24
Mi hermano está viendo Nodame Cantabile, le preguntaré.

Eso sí, por lo que sé, son series con objetivos muy diferentes, y como dije antes, en Euphonium la música se utiliza más como una metáfora de lo que la serie quiere transmitir, más que como un reclamo por sí solo. Además a diferencia de Nodame, no hay casi romance y la comedia está muy diluida. Pero eso sí, la recreación de los instrumentos y de la densidad del sonido de cada uno es genial (he usado mucho esta palabra, porque la he tenido que percibir) y para muestra un botón, el desfile que puse en vídeo existe en la serie, pero la interpretación es muy distinta a la del vídeo, resaltando que es una banda escolar y metiéndote en contexto.

Lucina
Usuario

Mensajes: 716
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#33 - 26 Jun 2016, 13:33
Yo es que flipo con tus análisis, porque siempre son de animes que no tenía ni idea de que existían (y eso que me considero bastante anime-fílica). Del especial que pusiste de dos, la que más me llamó fue la primera, "Hanasaku Iroha", así que habrá que añadirla a la lista.

Por cierto, me arrepiento de haber hecho el análisis aquel de Kabaneri xD. Vaya rollazo sin sentido que se ha vuelto... Y vaya manera de desperdiciar presupuesto por parte de Wit Studio. Menos mal que ya acaba y dejará paso a la segunda temporada de SnK.
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#34 - 1 Jul 2016, 00:51
Haibane Renmei / 13 capítulos

¡Volvemos con los comentarios anime! Esta vez ofreciendo la introducción al primero de varios animes de comienzos de los 2000 (y anteriores) que voy a reseñar, y entre ellos el que posiblemente sea uno de los más raros de todos los que termine abordando. (Muy tarde para arrepentirse, Spy… )



Nos encontramos en Glie, una gigantesca y antigua ciudad amurallada de la cual no hay salida posible, y que es dirigida por una extraña hermandad enmascarada. En esta ciudad, una chica se despierta en una vieja casa, incapaz de recordar quién es y por qué se encuentra ahí, hasta que se da cuenta de que en esta casa viven los haibane, seres con apariencia humana salvo por tener un halo sobre su cabeza y pequeñas alas en su espalda. Tras esto, los haibane adoptan a la chica como uno más de ellos y le dejan vivir allí, dándole además un nuevo nombre, Rakka.



No sé si alguien ha oído hablar de este anime, pero antes de describirlo, hay que decir que la historia fue creada por el mismo responsable de los personajes de la ya de culto Serial Experiments Lain, y es importante tenerlo en cuenta, ya que aunque la sinopsis pueda recordar a otro tipo de historia, lo que tenemos aquí es una mezcla muy efectiva de misterio y recuentos de vida. Esto se lleva a la práctica principalmente planteando una situación de indefensión y desconocimiento prácticamente desde el primer instante, sobre todo teniendo en cuenta que la protagonista se despierta de entrada en un lugar que no conoce y en una situación atípica con los recuerdos borrados. (RPGs, verdad?)



Por tanto, la situación de Rakka es muy simétrica a la nuestra, ya que no sabemos nada de este mundo más que lo que nuestros propios prejuicios puedan hacernos suponer, y ella va a tener que aprender las reglas que rigen esta ciudad de una forma similar a la que lo haríamos nosotros, y ya adelanto, Glie posee varias peculiaridades a destacar (aunque no lo haré yo). Lo que sí puedo decir es que la ambientación es muy envolvente, y aunque el ritmo de la serie sea bastante lento, permite que la ciudad y la peculiar organización y estilo de vida de sus habitantes te llegue con mayor fuerza.

La personalidad de Rakka también forma parte de esto, ya que es una persona que generalmente se muestra asustada y cohibida frente a quienes se acerquen a ella, hasta que progresivamente empieza a abrirse y aceptar, pero también a preguntarse, cosas de este mundo. Sé que no es la personalidad más original jamás vista, y a veces me mosquea verla en tantos sitios, pero para una historia como esta, tiene bastantes posibilidades de ir acorde con lo que sientas en ese momento, con una mención especial a su seiyu, Ryo Hirohashi, que sabe poner la nota emocional de manera muy acertada en los momentos más dramáticos.

Lo que no estoy tan de acuerdo es en la brutal diferencia que hay en el protagonismo de los personajes, ya que prácticamente sólo uno puede hacerle el peso en importancia a Rakka en el argumento, y considerando que hay alrededor de seis haibane más un montón de niños solamente viviendo en la vieja casa, es un desperdicio de potencial tremendo, y no estoy para nada de acuerdo que sólo aparezcan para mostrar a Rakka como funciona la ciudad, qué hacen en ella y poquito más, es cierto que no son personajes de relleno, y tienen sueños y aspiraciones, pero parece que se queden como parte del contexto, porque mucho más, la verdad es que no aportan.



Este desequilibrio va incluso más allá, ya que la historia sigue la perspectiva de la protagonista casi de manera exclusiva, y cuando llega a abordar a otros personajes, directamente no nos revela qué pueden estar pensando. ¿Qué implica esto?

Básicamente que el contexto de la serie se ve bastante reducido, al menos si abarcamos referencias directas, y eso incluye muchos de los misterios que se plantean, que muchas veces al no estar involucrados directamente en la historia principal se pasan por alto, por lo que el trasfondo real de lo que pasa es bastante abstracto. Aquí entra en juego la observación de cada uno, ya que hay varias de estas preguntas que se pueden responder por uno simplemente observando escenas y escuchando diálogos.



En otras palabras, esta es otra de esas series que no te va a dar todo masticado, y en cierto sentido apela a que la veas nuevamente para que sea más comprensible. Sin embargo, después de esta capa de incertidumbre, debo decir que me ha gustado mucho su tratamiento del tema de la moral, haciendo hincapié de forma sutil pero original, lo que significa el ser una “buena persona”, y lo que significa el “cargar con un pecado”, utilizando además algunos recursos muy simples pero bastante efectivos para este propósito y para meterte en el papel protagónico que ya he comentado, aunque quizá también debido a eso, a ese mensaje le hace falta algo más de fuerza en ciertos puntos, sobre todo al final de la serie (sensaciones mías, pero qué le vamos a hacer).



Hablando de lo técnico, y teniendo en cuenta que hablamos de una serie con 14 años a sus espaldas, uno no espera grandes alardes técnicos a estas alturas, así que hablaré principalmente de su ambientación, con predilección por los colores marrones que le dan un aspecto terroso y algo bucólico a la ciudad de Glie, ofreciendo una buena ambientación para la parte slice-of-life de la serie, a lo que ayudan unos fondos con mucho detalle (aunque muy estáticos) que dejan sensación de familiaridad, a pesar de estar en una tierra diferente. El sonido es bastante minimalista, ya que al contrario que muchas series que he abordado, sólo dos canciones tienen voces, y casi todo el resto son melodías muy de ambiente y hechas con uno o dos instrumentos, donde resaltan el piano y el violín principalmente, aunque son agradables de escuchar y suenan apropiadamente con todo lo que ocurre.



Como anécdota personal, creo que ya sabrán que tiendo a revisar las series antes de comentarlas, pero en este caso, tuve que hacer la revisión más larga que he hecho hasta la fecha, ya que a pesar de que la serie es corta, me enganchó tanto verla por segunda vez, que la vi prácticamente sin cortes desde el principio hasta el final, esto posiblemente sea un buen ejemplo del tipo de serie que es Haibane Renmei. Para terminar, estamos ante un anime antiguo, que mirándolo con perspectiva, me parece que podría pasar por algo actual, más que por las temáticas que trata, por la estructura de la que hace gala, pareciéndose en muchos aspectos a una serie con el formato de 12 capítulos y de temática de vida cotidiana que se lleva hoy en día en la industria del anime.

Sin embargo, no os engañéis, si podéis con el estigma de que parezca típico o lento, esta serie termina siendo una grata sorpresa con una ambientación soberbia y una trama minimalista pero bien llevada con temas interesantes, a la que quizá me han chirriado cosas que irónicamente con un número de capítulos más elevado podría haber trabajado mejor, como sus personajes secundarios o el trasfondo de la ciudad de Glie.

Es curioso, porque las series que he visto de esta época suelen tener en común las mismas cosas de las que Haibane Renmei carece, pero bueno, ya tendré tiempo de hablar del tema más largo y más tendido…

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

El próximo comentario cambiará radicalmente de tercio, y puede que necesiten tener en cuenta cierta serie antes de tratar esta. Pero no se preocupen, lo más probable es que no signifique nada...

Nos vemos en el foro.
Última edición el 9 de Dic. de 2017, a las 00:47
Dekar
Admin

Mensajes: 23967
Lugar: Albacete
#35 - 1 Jul 2016, 08:42
Grandísimo anime Haibane Renmei, casi una obra de culto podríamos decir.

A mí me encantó y desde luego para 13 capítulos poco más se puede pedir. Sin duda que además es para verla varias veces. Tampoco creo que sea para todo el mundo, es una serie de desarrollo lento pero que te hace qué pensar muchísimo.
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#36 - 9 Jul 2016, 01:23
ChäoS;HEAd / 12 capítulos

Chaos;Head es un desastre. Punto.

Ahora que tengo su atención, vayamos a la historia.




En una Tokyo de la época actual, Takumi, un chico que además de ser estudiante de preparatoria, es un hikikomori que está alejado de su familia, y vive en un contenedor con cientos de figuritas, una cama, su ordenador y poco más, con lo cual tiene para vivir y abstraerse, pero no para dedicarse seriamente a sus estudios. Shibuya está inmersa en una serie de ataques terroristas conocidos como “la Nueva Generación, y Takumi encuentra una foto en internet de uno de estos ataques, pero pensando en ellos como algo totalmente ajeno a su vida. La sorpresa llega al día siguiente, donde le tocará presenciar el mismo atentado de la foto por su cuenta.



Lo más curioso que puede llegar a evocar esta serie es la poca relación que hay entre el principio y el final de la misma, y si me preguntan de por qué eso es curioso, sólo haría falta ver el primer episodio para comprobarlo. Pero no sólo eso, ya que posiblemente a la inversa de lo que sugiere el propio opening y la sinopsis inicial de la serie, lo más interesante de la misma resida al final en el propio Takumi.

Este personaje puede que sea para algunos uno de los protagonistas menos definidos y más odiosos de cuantos hayan visto en el anime, pero sus motivos contrastan con el hecho de que sobre todo al principio, él haga sentir al espectador las secuelas de la esquizofrenia que padece, la sensación de inferioridad que tiene con relación a las personas, y a pesar de que una amenaza se cierne sobre él y sobre quienes le rodean, mantiene una actitud egoísta de seguir con su vida antes de que esta realidad le absorba y no le permita volver atrás. Es un caso algo radical de hikikomorismo, pero no se siente caricaturizado, y sus alucinaciones y situaciones críticas parecen hacer eco de la mente del sujeto, en vez de ridiculizarlo por lo que hace.



Y esto es lo que yo creo más perdura de esta serie. No me malinterpretéis, la historia empieza entrelazándose muy fuerte con las vivencias de este personaje, y se deja ver con facilidad si dejas que te absorba haciendo caso a lo realmente importante, pero con el pasar de los capítulos, esta trama da un viraje hacia una fantasía con tintes científicos que hace perder a la historia su sentido y su objetivo final. Y aquí es donde entra Steins;Gate.

Steins;Gate articulaba muchos de los progresos en su historia a un descubrimiento o dificultad dada por el viaje temporal (o bien por los antagonistas que también estaban relacionados con eso), además, aunque las explicaciones de conceptos importantes tienen su nivel de profundidad, no están para cansarte y cuando puede haber más de una explicación a nivel científico de un mismo fenómeno, la serie en general corta por lo sano y da una sola explicación, y no abrumaba más de la cuenta.



Aquí el trasfondo de lo que ocurre está basado en principios teóricos reales, como el principio de realidad simulada o el mar de Dirac, pero muchas veces parecen estar únicamente por dar un ambiente críptico y misterioso a la trama más que porque necesitemos saber qué están diciendo, da absolutamente igual saberlo, ya que existen resumenes dentro de la historia bastante más simples de entender, además de coherentes con lo que muestran si se remitieran sólo a eso.

¿Por qué?, porque el tema científico está absolutamente desconectado de la historia que se quiere contar, ya que los estereotipos complacientes, los pasados trágicos que no tienen repercusión y el antagonista que es malo porque es muy malo remiten a la forma más básica del shonen, es una historia que quiere parecer inteligente, y da ciertas pistas que estos personajes podrían ser más que lo que pintan en un principio, pero la serie nunca le da importancia a esos momentos, y la mayoría de personajes siempre sirven a un rol independientemente de lo que recuerden o la situación que vivan.



Los que me conozcan sabrán que los estereotipos a mí me resultan perfectamente aceptables, siempre y cuando se usen con cabeza y sepamos más del personaje en cuestión que el cliché que lo defina.

Esto, salvo quizás con Takumi, no pasa aquí. Y duele. Porque viéndolo con perspectiva, y sintiéndolo mucho por Madhouse, Chaos;Head parece un trabajo a medio hacer.



No he sacado Steins;Gate a la palestra porque sea el sucesor espiritual de turno, realmente me he dado cuenta de que la historia de Okabe bebe de Chaos;Head en muchos de sus aspectos, no sólo en sus referencias (como @channel o el “mundo 3D”, que son iguales de una serie a la otra), sino que muchas situaciones como el mensaje venido del futuro, el protagonista inadaptado social, el contexto en Shibuya y el propio conflicto interior de muchos de los personajes del Future Gadget Lab parecen estar directamente reciclados de este anime. Quizá sea cuestión de presupuesto o de que el estudio no confiaba demasiado en la idea, la verdad es que la crítica más recurrente a esta serie, la encuentro en que es una pésima adaptación del material en que se basa, así que posiblemente muchos nunca sepamos que tenía para dar Chaos;Head en realidad.



El apartado técnico es bueno para el año de origen de esta serie, pero el diseño de personajes me ha parecido tremendamente genérico y demasiado parecido a series más comerciales (de nuevo, shonens principalmente), además de que a pesar de que la ambientación de Tokyo está bien realizada y los lugares más recurrentes están recreados con fidelidad, parece haber una distinción demasiado clara entre personajes de relleno y personajes que intervengan, incluso en la escuela que es donde más relaciones cercanas existen al margen de los personajes principales.

El sonido es bueno también, destacando las canciones de inicio y cierre y algunas tonadas de guitarra eléctrica que usan para dotar de intensidad a los momentos climáticos, que son muy buenas también, pero son tan escasas que realmente te sorprenden cuando aparecen, ya que creo que las usan alrededor de tres veces en toda la serie (cuando escuché esto por primera vez realmente pensé que abusarían más de esto, pero no, es lo justo y necesario, y está muy bien que sea así ).



Y llegados a este punto, si este comentario les ha parecido que llega más tarde o es más corta de lo normal, es posible que esta serie no me haya dejado tanto para decir, o bien yo he escogido resumir ciertos apuntes en partes más acotadas para no repetir siempre lo mismo (también puede ser por mi propia elección, esta semana ha sido realmente contraproducente para mí ). Así que me disculpo con todos los que me leéis si ese es el caso.

Pero pasando a la conclusión, no me gusta hacer reviews o comentarios de una serie mientras hago tantas comparaciones con otra, pero ahora creo que ha sido lo más sensato para mostraros de qué quería hablar, y es que si una serie llegado a cierto punto mostraba un problema tan complejo, que no se podría solucionar ni aun pegando todas las hostias del mundo para recuperar lo más preciado, la otra serie lo pide fervientemente.



Chaos;Head es una serie que tenía pinta de ser diferente, y tal vez en otra época lo hubiera petado, pero incluso en el momento en el que salió, es una de esas ideas que viéndolas con detenimiento y teniendo en cuenta el momento en que salió, se te ocurren mil formas de mejorar esa idea. Hay gente que dirá que la comparo excesivamente con un producto posterior, pero quién haya visto mis comentarios, sabrá que mucho antes de 2008, había animes que trataban muchos de los temas puestos sobre la mesa aquí, de forma mucho más coherente, prefiero pensar que si no fuera esta serie la aludida, otra sería.

Lo recomendaría a dos tipos de personas: primero, los que quieren ver acción simple con explicaciones algo más complejas de lo normal, pero no para tanto, esta es de esas series que muestran fanservice en el sentido más general de la palabra (darle al fan exactamente lo que quiere y busca, ni más, ni menos).

El segundo tipo serían los fans de Steins;Gate que quieren saber más acerca de su universo y no tengan acceso a la novela visual, más por el hecho de si acontece en el mismo mundo o no (realmente no lo sé ), por ver las ideas originales del equipo que hizo esta historia, y ver cuánto bebieron de ellas para realizar dicho anime (me he dejado varios detalles en los cuales uno se puede fijar para hacer más interesante este ejercicio). En resumen…

...Chaos;Head es un Desastre. Punto.

Pero sin él, hay una serie que posiblemente no hubiera sido como hoy la conocemos.



--------------------------------------------------------------------------------------------

El próximo comentario actuará como recomendación futura de una serie que he visto muy en boca últimamente.

Nos vemos (ahora sí ) en el foro.
Última edición el 9 de Dic. de 2017, a las 01:02
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#37 - 15 Jul 2016, 03:01
Por fin es hora de hacer justicia al nombre de este foro.



Orange / 22 capítulos de manga

Orange es un caso bastante único en estos comentarios, ya que es a la vez un comentario de un manga ya existente, y una recomendación de un anime que aun está en emisión, y a menos de que nos encontremos ante otro caso Terra Formars Revenge, estamos ante una serie a considerar para el verano de 2016.



Orange cuenta la historia de Naho Takamiya, una chica de instituto que recibe una carta cuyo remitente es ella misma, pero dentro de 10 años en el futuro. Cuando ella se da cuenta que esta carta predice lo que pasa en su vida y tiene instrucciones de cómo proceder en consecuencia, se debate en si debe hacerle caso al papel o seguir con su vida normal, sobre todo cuando llega un curioso estudiante de intercambio que influirá en la vida de sus amigos y la de ella misma.

Por si no había quedado claro, voy a comentar el manga, y dando algunas referencias sobre el anime al final, así que si no hay ningún impedimento para seguir con esto, vamos.

Y es que es bastante probable que al leer esta sinopsis, puedan existir bastantes comparativas entre esta serie, y por ejemplo Boku Dake Ga Inai Machi, ya que ambas comparten ese punto de partida de “tener el poder para cambiar un evento del pasado”, y la verdad es que existen cosas bastante similares en la historia de ambas, pero si tuviera que separarlas en algún punto, sería en el tratamiento de la realidad y el pasado, ya que mientras que en la historia de Satoru predominaba la soledad y el no saber qué hacer en una época que conoces pero donde no tienes el control, aquí se da una sensación de ligereza, parsimonia y amistad desde el primer momento, que contrasta con la idea de ese destino inevitable, y esto repercute en el tipo de historia y en el ritmo de la misma.



La serie sigue a pies juntillas la ambientación escolar y todas las características que la definen, hasta el extremo que los momentos de los personajes sin uniforme son anecdóticos, y en muchos episodios predominan las conversaciones sobre temas triviales, personales, de estudios, emocionales y por norma general, sin relación alguna con el problema que se busca resolver, que casi siempre depende de la propia Naho y de su percepción de los eventos a su alrededor.

Esto hace que su personaje se pueda considerar hasta cierto punto, como parte de la gracia de la propia serie, al menos para mí es interesante ver a un personaje tan nadeshiko como ella, el tener que cambiar su personalidad sobre la marcha para no ver cumplidas las cosas que la carta predice, y su inquietud e incomodidad teniendo que soportar el peso de saber ese tipo de cosas, son cosas que el manga transmite y dan más peso a ese contraste entre algo tan distante como el futuro entre un grupo de amigos, y algo tan cercano como tenerlo a un papel de distancia.



Sin embargo, este es el tipo de cosas que podrían alejar al gran público de Orange, ya que prácticamente la mitad de los capítulos se centran en esta dinámica de relaciones personales en este inmutable contexto, y la trama (lo que puede considerarse desarrollo argumental) tarda bastante en arrancar como tal, y aparte de que es más difícil mantener la atención sobre lo que pasa, los momentos verdaderamente emocionales tampoco abundan mucho y se reservan para cuando la historia lleva un buen trecho recorrido.

Todo esto da como resultado una historia bastante lenta, y que en muchas partes depende casi en exclusiva de lo que empatices con sus personajes y de los pequeños progresos que tienen en cada capítulo, no quiero decir que el autor no ponga de su parte, los protagonistas son queribles, se sienten vivos y cuando la cosa se pone en serio, hay momentos comprometedores e incluso tristes que nos meten en un personaje de una forma muy específica y muy chocante (tengo muchas ganas de verlos en el anime), pero son escasos y esto puede chocar con las expectativas de ciertas personas que buscan algo diferente al típico ritmo de vida juvenil y despreocupado en esta serie, cuando en realidad resulta que buena parte de la misma se basa precisamente en esto.



Aunque para mí, el aspecto que más me ha decepcionado de Orange es como trata su tema principal, el arrepentimiento. No se olvida de mostrarlo, además de los momentos antes mencionados que se basan en esto, hay varias escenas centradas en las versiones adultas de los protagonistas recordando su pasado y la carta lo repite tantas veces que no hay espacio para reflexionar al respecto (no es spoiler esto, ocurre desde el primer capítulo).

El problema es que más allá de lo obvio, existen aspectos de la historia que bien se podrían haber usado para explorar este sentimiento desde otra perspectiva (como el por qué la carta es enviada), sobre todo cuando se llega a la parte más racional de cargar esta emoción, pero en vez de eso la mayoría se dejan abiertos, o tienen una explicación mucho más simple de lo que cabría esperar, quedando con una sensación de potencial perdido que me extraña mucho. No estoy del todo de acuerdo con no darle un tratamiento más original o darle más peso en el argumento.

De hecho, creo que Hibike! Euphonium tiene una aproximación más certera a ese sentimiento, aunque no es su tema principal y tampoco maneja una trama donde haya tanto en juego como aquí (aunque también Euphonium es un anime, aquí tendré que esperar… ).



En cuanto al dibujo del manga, creo que no estoy tan bien calificado para hablar de ello, pero lo intentaré, en general me ha gustado el diseño de los personajes, a pesar de que hay ciertos arquetipos con diseños muy reminiscentes a ellos (Suwa es muy parecido a Touma de Tokyo Mirage Sessions en muchas cosas… ), además de que para mostrar la expresividad de los personajes en ciertos momentos, utilizan mucho el formato chibi, que aunque en sí no es malo, para mí encaja más en una comedia romántica que en el tipo de historia que es Orange. Los escenarios se ven bien, son muy reconocibles y siempre sabrás algo de la conversación antes de que empiece, ya que siempre sabes dónde ocurre.



Orange es uno de los mangas que más me han atraído desde el principio desde que supe de su existencia, y aunque decir que es malo es pasarse de quisquilloso, sí es cierto que este es uno de esos casos donde las expectativas son un enemigo a tener en cuenta.

Personalmente, lo considero como una historia con un mensaje claro, un aire de realidad mucho más presente de lo normal, y con personajes que al igual que Hyouka, te recuerdan a un grupo de amigos con personalidades marcadas pero entrañables, pero le falta algo para realmente ser memorable, dar un golpe sobre la mesa y decir por qué esta historia tenía que ser contada. Para ser sinceros, es algo que he visto en muchas historias antes, por lo que no debería tener razones para ser tan exigente con Orange, pero bueno, expectativas y eso…



…aunque también es cierto que esto puedo cambiar con el anime. Por eso es que voy a dedicar esta nota al margen a los 2 episodios que he visto, y en concreto a lo que más me ha llamado la atención en ellos.

En primer lugar, me ha encantado la elección de Kana Hanazawa para el papel de Naho, ya que es una seiyu muy polivalente, y además la voz que le ha dado, le da un aire más serio que en el manga y refuerza el hecho de que es un personaje que va cambiando, lo cual hubiera sido más difícil de comunicar con una voz más aguda (de hecho, pensé mucho en Rinko de Ore Monogatari!! al ver a este personaje, y esta voz le da un aire muy distinto).

Segundo, la adaptación al anime le ha hecho muy bien al grupo de protagonistas en general, ya que sus voces, sus manierismos y lo que hacen en general dentro del contexto escolar está mucho más claro que en el manga, ganando carisma e importancia simplemente por ese factor (me sorprendió lo excesivamente amistoso y a veces insoportable que era Suwa en el anime, a pesar que en el manga también lo muestran así ) además que los chibis han sido descartados del anime, y me parece muy bien.

Tercero, y enlazando con lo mismo, las conversaciones entre el grupo ocupan un tiempo considerable, y no suelen haber cortes entre medio, así que se ha mantenido esta faceta del manga, eso sí, se han incluido escenas de transición entre los momentos importantes, que dan contexto y me han recordado a algunas de las escenas de “cambio de capítulo” de las últimas Monogatari.

Cuarto y último, la serie en general es bastante fiel en el tono, los diseños de personajes y el ambiente al material original, además de un detalle importante, de que los capítulos de la serie hasta ahora van paralelos a los del manga (1 capítulo de anime = 1 capítulo de manga), lo cual me escama porque se ha dicho que la adaptación va a ser de 13 capítulos, pero el manga tiene 22, así que corre el riesgo de quedar incompleta, pero luego veremos…



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En otro orden de asuntos, diré que tengo una expresión bastante parecida a la de mi avatar.

Podría decirse que he vivido mi momento Euphonium estos últimos días. (Si no sabéis que es eso, ved el primer minuto de la serie y os quedará bastante claro.)

Para el próximo comentario estoy indeciso, así que voy a dejar dos pistas, y trataré de hacer caso a lo que me digáis (si nadie me ha dicho nada durante el fin de semana, elijo yo).


Opción 1: Un videojuego.

Opción 2: Una novela de misterio.


Nos vemos en el foro.
Última edición el 9 de Dic. de 2017, a las 01:32
Dekar
Admin

Mensajes: 23967
Lugar: Albacete
#38 - 15 Jul 2016, 12:49
Si el juego es Tokyo Mirage, voto por él xD
Lucina
Usuario

Mensajes: 716
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#39 - 15 Jul 2016, 18:24
¡A empezar Orange esta noche! ^O^

Y yo también opto por el tema juego xD.
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#40 - 18 Jul 2016, 06:25
Entendido, gente.

Entonces el videojuego queda para este viernes o sábado.

Mientras que la novela de misterio será tratada la próxima semana.

Además, aprovecho de aclarar que después de este último texto, toca el segundo especial temático de mi parte, aunque tanto el tema como la fecha de dicho especial no los tengo tan claros todavía, y prefiero reservármelos para más tarde.

Nos vemos en el foro.
Waifu Stealer
Usuario

Mensajes: 12
Jugando a:
Xenoblade Chronicles X, Dota 2, SSB4.
#41 - 22 Jul 2016, 02:49
Dekar escribió:
Tenía apuntada Eyphonium para ver en un futuro porque me mola el tema de banda de música. Si has visto Nodame, tiene algo que ver o el apartado musical es igual de chulo?


Si te mola el tema de la banda de música escolar, entonces Euphonium es lo que buscas, aunque las motivaciones de ciertos personajes (especialmente el final) me patearon y me dejaron con mal sabor de boca, pero más allá de eso, la serie esta muy bien conseguida y lo dice alguien que estuvo la mayor parte de su vida escolar en la 'orquesta', si de algo vale.

Nodame Cantabile es mucho más comedia romántica, en todo sentido, además de que la animación es mucho más anticuada y aún dentro de las obras de su tiempo no es su apartado más destacable (a mi ya no me importa, considerando que ya he visto unas cuantas series antiguas, pero puede ser un problema para más de alguno). Eso si, el nivel y variedad musical que puedes esperar es (y debería) ser superior, considerando que hay desde presentaciones de orquestas semi profesionales de una universidad, a presentaciones de orquestas 'famosas' de Francia u otros lugares. Al mismo tiempo, se explican mucho más en detalle tecnicismos musicales y demases (como el cantabile, que está en el título).

Hay que tener en consideración que a la fecha de hoy, Euphonium tiene 13 capítulos, en cambio Nodame tiene entre sus 3 temporadas 45 episodios, para los que quieran saber a que se enfrentan en cada caso.

La verdad, no tienen mucho que ver, uno es un slice of life que usa a la música como recurso para expresar ciertas ideas, y el otro es un anime musical, aderezado con comedia romántica que llega a ser, divertido y 'educativo', donde la música además de ser el contexto, es la fuente de más de algún nudo en la trama.

Personalmente me gusta más Nodame Cantabile, aunque esto ni siquiera es una elección basada en la calidad de ambas series, cosa que no he pensado mucho, sino en cuanto disfruté cada una, eso si, como se dijo antes Hibike! Euphonium está esperando una segunda temporada que bajo mi apreciación, puede tanto consagrarla como enterrarla, al menos ante mis ojos, ya veremos que tal.

Saludines
Última edición el 22 de Julio de 2016, a las 03:12
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#42 - 23 Jul 2016, 02:00
Tuve un problema con el archivo base del texto, y se ha retrasado. Lo más probable es que en algunas horas más esté publicado.

Y.... mientras tanto dejaré una mini Kanbaru... (sí, está bien).

Última edición el 9 de Dic. de 2017, a las 01:36
Spybdar
Usuario

Mensajes: 983
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
The Messenger
#43 - 24 Jul 2016, 05:37


Tokyo Mirage Sessions #FE / Videojuego de Wii U



La trama comienza en un Tokyo moderno, una adolescente llamada Tsubasa Oribe busca convertirse en una idol para honrar el recuerdo de su hermana desaparecida, pero durante una audición es raptada y transportada a la Idolasphere, una dimensión habitada por unos seres llamados Mirages (espejismos), y que buscan absorber la Performa de las personas (una energía que emerge del potencial creativo de los humanos). Su mejor amigo, Itsuki, se lanza a su rescate y descubrirá en el proceso que ambos tienen un poder que les permitirá combatir la invasión de Mirages hacia la ciudad de Tokyo.



El juego es un RPG con combates por turnos, y su historia, así como esta misma sinopsis, es muy directa en un principio, y como no le des mucha importancia a los diálogos y a las presentaciones de personajes (y es posible que esto pase, ya que todos los textos están en inglés), te mete muy pronto en una mazmorra y en una ambientación muy parecida a la de los juegos de la saga Persona o ciertas iteraciones menos futuristas de la franquicia Shin Megami Tensei, presentando la premisa de una forma tremendamente efectiva para quien se deje absorber por ella.

Sin embargo, pasado este prólogo, el desarrollo cambia a uno más calmado y episódico, no sólo porque la historia se divida en capítulos, sino porque el desarrollo de dichos capítulos es más bien lento, centrado en la asociación de los protagonistas con una agencia de entretenimiento de Tokyo que los promocionará y los acercará a su objetivo de saber más sobre los Mirages, priorizando largos diálogos que te querrás saltar más de una vez, ya que las personalidades de los personajes, aunque sean divertidas de ver y cuenten con ciertos matices ligados al mundo del espectáculo japonés, son ya de sobra conocidas y reconocidas por todos los acostumbrados al anime, por lo que entre esto y su clásica estructura de mazmorras y combates por turnos puede dar la impresión de lentitud y aburrimiento a la larga.

Sin embargo, hablando de esta dualidad, es cuando destacan tres pilares del juego a mi parecer.



El primero es el sistema de mensajería Topic. En el Wii U GamePad además del mapa de las mazmorras y de la ciudad de Tokyo, tendremos una especie de WhatsApp donde en el papel de Itsuki, recibiremos mensajes de todos los personajes según la historia progrese o necesiten que hagamos algo. Es un añadido que permite avanzar la historia aquí sin necesidad de largas conversaciones dobladas o cinemáticas, debido a que literalmente funciona como el típico Messenger entre amigos o conocidos, hablando trivialidades en lenguaje coloquial, por lo que permite sentirte como si fueses uno más entre el grupo y a veces permite elegir algunas respuestas para ponerte en el papel del protagonista (aunque no tiene impacto alguno en la historia). Es un aspecto de muchos animes escolares que en ellos pasaría desapercibido, pero aquí es original a la vez que curioso e inmersivo gracias a la interacción.

Pero TMS #FE no sólo trata de cómo estos artistas conviven entre sí fuera como amigos y compañeros de oficina, sino también como se desempeñan en el mundo del espectáculo, aquí entra el segundo pilar, las historias secundarias. Estas misiones, que pueden aceptarse en su mayoría entre los capítulos de la historia principal, funcionan como los típicos episodios centrados en un personaje concreto en el anime. Son interesantes ya que a pesar de que los objetivos que nos pidan en ellas no sean nada del otro mundo, nos ayudan a saber más de los distintos trabajos que desempeñan los personajes en el show-biz nipón, viendo tanto actuaciones en series super sentai de medio pelo, como conciertos de idols con pegadizas canciones e incluso ¡¡programas de cocina de microondas!!



Y es que más allá de que no se ahonde mucho en problemas complejos, y hay una escena muy cansina que siempre se repite aquí, hay detalles interesantes de dichos trabajos que se intuyen de situaciones concretas, y sumado a que lo que te muestran de por sí ya es lo suficiente atractivo (y a veces tronchante), como para mantenerte pegado a la pantalla, te hará desear terminar todas las misiones posibles, sólo para saber qué es lo que te pedirán y en qué situación se meterán los protas.

Finalmente, el tercer pilar que hace a este juego especial, se resume en sus clásicos combates y todo lo que tiene que ver con ellos, ya que aquí se resumen los dos pilares anteriores funcionando en conjunto. Dentro de las mazmorras, podremos aturdir a los enemigos que encontremos para empezar las peleas con ventaja, o esquivarlos, también habrá personajes que nos ayudarán o nos plantearán recados, objetos consumibles dentro de unos prismas (mecánicas similares a cuando estamos afuera), y como factor excluyente, distintos puzles que habrá que resolver para llegar al final, con una dificultad progresiva, aunque no extremadamente exigente. Resaltar que todas estas mazmorras tienen caminos alternativos donde sólo podremos meternos si tenemos ciertas habilidades o un determinado nivel recomendado para pasar.



Cuando estamos en combate controlamos a 3 personajes, cada uno tiene ataques propios de su tipo de arma y ataques elementales, con los que tendremos que atacar los puntos débiles de nuestro adversario para causar más daño, en este sentido viene bien saberse el triángulo de armas de la saga Fire Emblem, ya que muchos de los enemigos son seres reminiscentes a la saga de Nintendo, y poseen armas distinguibles a simple vista con los que podemos aplicar dicha lógica sin problemas (eso sí, una vez que derrotemos a un enemigo por primera vez, sus debilidades estarán siempre a la vista). Lo cierto es que el sistema evoluciona mucho con el tiempo, y se van añadiendo nuevas capas y posibilidades jugables con relativa frecuencia, muchas de ellas inspiradas en aspectos concretos de los combates de Fire Emblem, como los emparejamientos, los bloqueos y contraataques, y ataques que vulneran a ciertas clases de unidades, aquí es donde se nota más el origen del proyecto como crossover entre la saga de estrategia y el universo MegaTen.

Pero para rizar el rizo con la ambientación idol, tenemos como particularidad jugable, las Session Skills, para explicarlo en corto, los definiría como ataques pasivos. Si un personaje golpea la debilidad del enemigo con una determinada arma o elemento, un compañero puede responder a ella con otro movimiento en el mismo turno, las citadas Session Skills. Lo verdaderamente útil es que estos movimientos adicionales también tienen su arma/elemento asociado, por lo que si las SS que tienen nuestros compañeros son afines a estos movimientos adicionales, es posible continuar el combo con más ataques hasta que no haya más personajes disponibles, creando una cadena de sinergias potentísima según el enemigo que estemos enfrentando, aumentando el dinamismo de los combates y sobre todo reforzando la sensación de que nosotros dirigimos el ritmo de la pelea.



Todo esto que he comentado, son aspectos que comunican que estamos en una aventura más parecida a una serie sentai o un shonen, que al mismo tiempo da una sensación jugable muy particular, y entre los acrobáticos ataques en un escenario con público y la escasa personalización del personaje en cuanto a estadísticas (los objetos más caros son los trajes, puramente estéticos), hasta las facilidades que se les va dando al jugador, el poder cambiar a tus personajes en batalla ilimitadamente o la moderada dificultad de los combates en nivel normal, da la sensación de que te tienes que currar tus actuaciones hasta cierto punto, pero que nada es de vida o muerte, tu casi siempre tienes el control sin importar como te tomes el sistema, y a poco que entiendas qué tienes que hacer y actúes según el plan, no tendrás demasiados inconvenientes (creo que por algo te muestran el orden de actuación de los personajes y los enemigos en todo momento).



Y a este estilo se suma también el estilo gráfico, si bien es cierto que al principio parece gráficamente pobre, el cel-shading utilizado resalta mucho los colores y te mete de lleno en el ambiente urbano de Shibuya y sus alrededores, lleno de carteles publicitarios e indumentarias muy pop y haciendo referencias a conocidos géneros anime.

A esto se suma un diseño de personajes y escenarios con personalidad, no sólo para los Mirages y los personajes, sino también en el diseño de las mazmorras, que retuercen conocidos sectores de la capital de Japón con conceptos de la moda y el entretenimiento, adecuándose los puzles de buena forma a esta ambientación, resultando ser sobre todo fascinante.

Eso sí, todas las zonas están conectadas por tiempos de carga que pueden cortar el ritmo de la partida, y entre zonas y al cruzar calles también hay pequeñas pausas, que aunque abundantes, son cortas y no llegas a pensar que te han fastidiado porque enseguida vuelves a la acción.



Mención especial a las cinemáticas que aparecen en la historia principal y al terminar ciertas misiones de personaje, muy trabajadas y algunas recordando a las mejores escenas de Fire Emblem: Awakening en calidad, aunque no tanto en carga dramática por el cambio de situaciones.

En las voces, hay que decir que el juego está doblado al japonés con buenas interpretaciones, aportando carisma y resaltando las personalidades de los personajes (aunque me ha chirriado en momentos concretos) y dándole algo más de vidilla al público en los combates. En la música destacan las canciones vocales, muy J-Pop y sonando en momentos muy específicos que constituyen el remate a toda la ambientación, por el contrario, la música ambiental, sobre todo la de los combates es enormemente repetitiva, y aunque es buena, llega a pasar desapercibida después de un tiempo.



Al desvelar el juego final en uno de los Nintendo Direct, Atlus dijo que quería hacer este juego en un campo que ellos dominaran y donde se sintieran cómodos, y eso ha marcado su desarrollo y la dirección que han tomado con él. Y se nota demasiado que ha sido así.

Tokyo Mirage Sessions #FE es ante todo, un juego muy disfrutable. Está hecho para que lo disfrutes, para que te metas en el papel de un guerrero que combate a espectros en una dimensión alterna con un ambiente misterioso pero desenfadado, junto a un grupo de amigos que te acompaña en todo momento. Es una premisa trilladísima, pero aun así se le da valor por medio de los toques que Atlus le ha dado para que nos involucremos en su particular visión de la ciudad de Tokyo, para algunos (me incluyo) es lo que le da valor como producto y hace que sus carencias se sientan más como decisiones de diseño que ayudan a contar lo que el juego quiere decir.

Otros, quizá los que quieran verlo como la suma de sus partes, quizá se decepcionen y lo comparen con Persona o con Xenoblade Chronicles X, por su simple y episódica historia, sus clichés que ni se molestan en disimular o por su poca profundidad jugable. Y más allá que decir qué propuesta es mejor, lo que me deja en claro es que la ambientación japonesa no es lo único que hay que pensar a la hora de lanzarse a por él.

Pero priorizando mi opinión, no puedo más que recomendarlo, sobre todo, porque creo que hacen falta juegos triple A que sepan lo que quieren ser. En Wii U o en cualquier parte.

¿Es un juego para todo el mundo? No lo sé.

No soy todo el mundo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero que no hayan tenido que esperar mucho, aunque este texto ha sido largo, he tenido que recortar lo habido y por haber para que no fuera excesivamente rollero. Puede que mi próximo comentario llegue un poco antes para compensar este patinazo.

Por cierto, esta página también tiene un foro dedicado a este juego, aquí está.

Finalmente, una curiosidad del juego, no sé si lo saben, pero el personaje de Barry Goodman, está inspirado por Marty Friedman, ex guitarrista de Megadeth que se mudó a Japón para desarrollar una carrera musical allá, además de dar clases y seminarios sobre el tema. También ha sacado discos bajo el sello de Avex Group, la discográfica que aporta gran parte de la BSO de Tokyo Mirage Sessions #FE.

¿Y por qué saco a Barry a coladero?

Curiosamente, el idol trainer tiene en su camiseta una pista bastante cercana a mi próximo especial, pero bueno, la dejo por si alguien quiere saberlo...

Spoiler
Última edición el 9 de Dic. de 2017, a las 02:00
Dekar
Admin

Mensajes: 23967
Lugar: Albacete
#44 - 24 Jul 2016, 10:20
Spybdar escribió:

Finalmente, una curiosidad del juego, no sé si lo saben, pero el personaje de Barry Goodman, está inspirado por Marty Friedman, ex guitarrista de Megadeth que se mudó a Japón para desarrollar una carrera musical allá, además de dar clases y seminarios sobre el tema. También ha sacado discos bajo el sello de Avex Group, la discográfica que aporta gran parte de la BSO de Tokyo Mirage Sessions #FE.

Vaya, gracias por el dato! Me encanta Barry, creo que es con el que más veces me he reído a carcajada limpia Los personajes serán de cliché total, pero eso no quita que caigan todos muy bien y les cojas cariño.

Buen análisis. Yo también he tenido que recortar mucho para el mío... in progress xD
Lucina
Usuario

Mensajes: 716
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#45 - 24 Jul 2016, 17:07
Vaya pasada de análisis Spybdar O_O. Me has dado más ganas de jugar si cabe a pesar de los aspectos negativos que resaltas, ya que los positivos me llaman mucho la atención. No creo que llegue a fin de año sin haberlo jugado xD.
Página 3 de 12 | Anterior 1 2 3 4 ... 11 12 Siguiente
SOBRE ELREINO.NET