¿Olvidado? Regístrate
Animes, Mangas, Comentarios y Reseñas
Página 11 de 12 | Anterior 1 2 ... 10 11 12 Siguiente
Lucina
Usuario

Mensajes: 695
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#151 - 31 Oct 2017, 15:36
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Me tengo que poner al día de todos los análisis de Spy xD.


Por cierto, he tratado de estilizar un poco la lista de la primera página para que sea más visible por todo el mundo. Puede que te sirva.

En cuanto a Boku no Hero, muy recomendada, aunque de original no tiene mucho, está muy bien ejecutado y es casrismático como pocas series que he visto. Algo así como lo que dije del OP de Magi, pero en un anime completo.


Entiendo, son demasiadas buenas opiniones así que tiene que estar bien. En cuanto empiece pondré algo ^^.

¡Y gracias por estilizar la lista para hacer más sencillo encontrar los análisis!
Dekar
Admin

Mensajes: 23792
Lugar: Albacete
Jugando a:
Detroit
#152 - 31 Oct 2017, 15:59
Lucina escribió:
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Me tengo que poner al día de todos los análisis de Spy xD.


Por cierto, he tratado de estilizar un poco la lista de la primera página para que sea más visible por todo el mundo. Puede que te sirva.

En cuanto a Boku no Hero, muy recomendada, aunque de original no tiene mucho, está muy bien ejecutado y es casrismático como pocas series que he visto. Algo así como lo que dije del OP de Magi, pero en un anime completo.


Entiendo, son demasiadas buenas opiniones así que tiene que estar bien. En cuanto empiece pondré algo ^^.

¡Y gracias por estilizar la lista para hacer más sencillo encontrar los análisis!


Aquí tienes el hilo oficial elreino.net/tema/32224/boku-no-hero-academia
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#153 - 15 Nov 2017, 18:51
Texhnolyze
22 episodios


Esto es algo que quería revisar desde hace tiempo, en eso no me arrepiento. Eso sí, lo que he visto al final puede que me haga replantearme ciertas cosas. Es hora de comentar lo que se conoce por ciertas teorías de internet como el inverso de Haibane Renmei.



Estamos en la ciudad de Lux, una urbe desgastada e inestable políticamente, que se sostiene con la extracción de un mineral necesario para la creación de implantes biomecánicos llamados texhnolyze. Nosotros seguimos a Kazuho Yoshii, un hombre de mediana edad que llega a Lux desde el exterior con propósitos inicialmente desconocidos a la que se le unirá Ran, una niña pelirroja que según se dice, es capaz de ver el futuro. Pero al mismo tiempo y en otra parte de la ciudad, un joven boxeador callejero ávido de venganza y un sanguinario yakuza cruzarán sus caminos…

Estamos ante un thriller crudo y enrevesado, con dosis de acción y tintes psicológicos creado por Chiaki Konaka y Yoshitoshi ABe, este último, creador de Haibane y que aquí ha limitado su participación al diseño de personajes. Y es que más allá de lo que dijese al principio, las diferencias entre ambas series son muchas, tanto a nivel creativo como de concepción del mundo, por lo que es mejor que podéis hacer si visteis la primera es reducir vuestras preconcepciones al mínimo.



Desde el principio seguiremos a cuatro personajes (los dos mencionados antes con nombre propio, y dos más que no reventaré para no hacer spoilers), que cruzarán sus caminos en multitud de ocasiones dentro de esta ruinosa ciudad, cada uno con una perspectiva distinta y objetivos propios, aunque en todos los casos, la serie juega con un elemento que es muy poco común: la distancia.

En concreto, la distancia entre estos personajes y nosotros como espectadores.

Al menos durante la primera parte de la serie, los personajes apenas hablan, y básicamente lo que hacen es caminar por la ciudad y decir un par de frases que en realidad no dicen nada para ti, ya que están fuera de contexto, y la serie no se molesta en presentarte a nada ni nadie (si ya te pareció que el capítulo 1 de Baccano era confuso, espérate a ver esto), lo que se nota está hecho adrede así para que trates de hacer un mapa mental del mundo y de los personajes, únicamente basándose en estos pocos retazos, y así dar el protagonismo real a la ambientación de la ciudad de Lux, que está realmente conseguida y consigue encogernos…

…todo esto si es que nos interesa la premisa, ya que al no enfocarse en enganchar al espectador, la serie tiene un aura de lentitud y monotonía que puede cansar al poco rato. Texhnolyze es una serie que requiere, además de algo de concentración y paciencia, una voluntad activa de enterarte de las cosas que pasan entre bambalinas para que el escenario termine de fraguar, pero ya que he hablado antes del ambiente, ahora profundizaré en ello.

Lux es una urbe en mal estado, llena de gente mutilada por las peleas callejeras y el impacto de los texhnolyze, cuyas calles respiran pobreza, y donde los que aún subsisten se agolpan en los bares o intentan trabajar lo más que puedan para obtener un sustento, pero siempre acechados por la mirada omnipresente del Órgano, la mafia que gobierna la ciudad y regula el flujo de los avances biomecánicos.



Esta alienación permanente es con lo que más podemos identificarnos, ya que la inexpresividad de los protagonistas hace que nosotros también nos sintamos alienados, y entendamos lo complejo del problema que se nos presenta. En cierta manera, también nosotros terminaremos despreciando a toda esa gente, ya que sabemos que la historia tiene un objetivo y un final, y lo único que puedes hacer, es seguir adelante, como si fueras un viandante más entre la multitud.

Eso sí, después de este inicio, el conflicto se define y todo se agiliza algo más, siendo los protagonistas una parte crucial en una conspiración que involucra a organizaciones a favor y en contra del Órgano, y que desembocarán no sólo en baños de sangre, sino también a momentos puramente introspectivos donde una gran parte de los involucrados se plantean por qué continúan este conflicto, y más aún, llegando a unos niveles que involucran el sentido de la vida de una persona o qué es lo que entendemos por evolución humana, aunque desde la misma perspectiva deprimente y descarnada.



Eso sí, el ritmo narrativo nunca llega a ser tan ágil como en un shonen por ejemplo, asemejándose en esto a como avanzaba la historia de Haibane, de forma muy progresiva y paso a paso, aunque si hay algo en que creo que esta historia mejora a su predecesora, es en el tratamiento de sus personajes.

Sorprende lo humanos que resultan prácticamente todos los habitantes de Lux, incluso los que al principio parecen animales sin propósito más que el asesinato o jefes de la mafia pragmáticos hasta el extremo, tienen escenas y diálogos que los humanizan, sin mencionar la evolución (o más bien el cambio y la resolución) que tienen algunos de ellos conforme la historia avanza, muy coherente, aunque también es cierto que de vez en cuando hay un puñado de personajes con un pensamiento muy limitado, y que aunque están pensados como contraste, se sienten muy raros en un mundo como este, sobre todo el villano principal, cuyas motivaciones nunca llegué a entender del todo (al menos en el primer visionado).



Y como no quiero repetirme más con el tema de la ambientación, voy a abstraerme un poco de ella para hablar del apartado técnico, ya que Texhnolyze es una serie que brilla en las pequeñas cosas, en los diseños de los personajes, en el detallismo de los fondos, los efectos de sonido, detalles como la interfaz del texhnolyze y cómo es mostrada, y personalmente me gustaría destacar sobre todo las animaciones de los protagonistas, las cuales son realmente dignas de ver. El trabajo de Madhouse hace que la gesticulación de las caras, cómo reaccionan y cómo se mueven las personas en este mundo se resuelvan de formas muy naturales y fluidas (no sólo es cosa de mover un poco la boca como en la mayoría de animes actuales) y me he quedado muy sorprendido, y más allá de la mera curiosidad visual considero esto un factor determinante que puede engancharte a la serie si le das una oportunidad.

Eso sí, la parte visual también tiene sus repercusiones, ya que al hacer unos escenarios tan oscuros, muchas veces los detalles quedan eclipsados, y cuando tienes qué fijarte en los escenarios para saber qué ocurre, puede ser un problema. De hecho, yo vi varios capítulos en el móvil y cuando hay mucha penumbra en según qué capítulos cuesta distinguir algo que no esté en primer plano (y por brillo de la pantalla no ha sido).

La música es bastante ambiental, y como no, se agiliza enormemente en las refriegas armadas, pero también juega con temas instrumentales para transmitir tensión, y música electrónica en momentos desconcertantes, siendo un pilar más de la ambientación que se complementa de forma notable con ella. Las voces son bastante sobrias, y seguramente no las recordéis a posteriori, pero si es verdad que en los matices que tienen, marcan muy bien las diferencias en la personalidad de los personajes principales.



Como una recomendación final, si veis esta serie, tratad de ver más de un capítulo cada vez que os pongáis con ella, personalmente tardé mucho en mirar los primeros capítulos, ya que como la acción progresa tan lentamente terminaba olvidando lo que pasaba en el capítulo anterior, y de esa forma perdí mucho tiempo. Esta resolución se ha postergado mucho…



Más allá del gore, más allá de lo extraño, más allá de su ensordecedora desinformación, y ese extraño sentimiento que queda después de que terminas de conocer a estos personajes (lo siento, la palabra empatía aquí no me vale), hay una cosa que creo que hay que aclarar más allá de todo.

Si nada de esto que comento es un impedimento para vosotros, ved esta serie, así de simple.

Texhnolyze no reinventa el género, no será nada especialmente nuevo ni adictivo como él sólo, pero sí es uno de los animes mejor pensados que he visto en este viaje. Una serie deprimente y nihilista porque sabe hacia dónde va, un conflicto que significa más para las partes involucradas que simplemente perder la vida, y que aunque sólo veas una vez te dejará estampas para guardar en tu memoria aunque sepas que no la estás entendiendo a cabalidad.

Me faltó eso con series que muchos llaman obras maestras, aquí… no sé si la temática ha conectado más conmigo, pero no puedo evitar sentir que entre toda esa oscuridad, hay algo muy importante que rescatar.


Última edición el 11 de Dic. de 2017, a las 03:47
Lucina
Usuario

Mensajes: 695
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#154 - 22 Nov 2017, 11:24
Creo que Texhnolyze fue el anime del que más veces he visto el capítulo 1 (en distintas etapas de tiempo) tratando de encontrarle sentido o un motivo por el que seguir la serie. Y me he empeñado mucho en verla porque le diseño del protagonista era instant husbando y me gustaba mucho, pero no hubo manera de que me acabase de enganchar... >_<. También es cierto que era más pequeña las veces que intenté verla y que quizá ahora que ya no lo soy pueda encontrarle otro sentido o gustarme más. A ver si la tercera vez que lo vea se convierte en la vencida. Muchas gracias por el análisis y los detalles, es genial poder conocer los animes en profundidad gracias a tus análisis Spy .
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#155 - 23 Nov 2017, 01:30
Lucina escribió:
Creo que Texhnolyze fue el anime del que más veces he visto el capítulo 1 (en distintas etapas de tiempo) tratando de encontrarle sentido o un motivo por el que seguir la serie. Y me he empeñado mucho en verla porque le diseño del protagonista era instant husbando y me gustaba mucho, pero no hubo manera de que me acabase de enganchar... >_<. También es cierto que era más pequeña las veces que intenté verla y que quizá ahora que ya no lo soy pueda encontrarle otro sentido o gustarme más. A ver si la tercera vez que lo vea se convierte en la vencida. Muchas gracias por el análisis y los detalles, es genial poder conocer los animes en profundidad gracias a tus análisis Spy .


Texhnolyze tiene una historia muy lenta y tiene sus detalles un tanto confusos, pero no es indescifrable ni mucho menos si tienes voluntad de observar y de quedarte con la acción de cada episodio. Si necesitas algo para guiar el principio (que ahí sí que no hablan casi nada), mira la sinopsis de este texto y empieza a trazar la historia desde ahí.

Eso sí, tu husbando es el de la ropa naranja? (que hay varios personajes masculinos en ese episodio).
Lucina
Usuario

Mensajes: 695
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#156 - 23 Nov 2017, 12:25
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Creo que Texhnolyze fue el anime del que más veces he visto el capítulo 1 (en distintas etapas de tiempo) tratando de encontrarle sentido o un motivo por el que seguir la serie. Y me he empeñado mucho en verla porque le diseño del protagonista era instant husbando y me gustaba mucho, pero no hubo manera de que me acabase de enganchar... >_<. También es cierto que era más pequeña las veces que intenté verla y que quizá ahora que ya no lo soy pueda encontrarle otro sentido o gustarme más. A ver si la tercera vez que lo vea se convierte en la vencida. Muchas gracias por el análisis y los detalles, es genial poder conocer los animes en profundidad gracias a tus análisis Spy .


Texhnolyze tiene una historia muy lenta y tiene sus detalles un tanto confusos, pero no es indescifrable ni mucho menos si tienes voluntad de observar y de quedarte con la acción de cada episodio. Si necesitas algo para guiar el principio (que ahí sí que no hablan casi nada), mira la sinopsis de este texto y empieza a trazar la historia desde ahí.

Eso sí, tu husbando es el de la ropa naranja? (que hay varios personajes masculinos en ese episodio).


El husbando es este:



Moreno, ojos claros y cara de loco... es lo que me llamó a ver la serie en un primer instante hace años . Lo peor es que no recuerdo ni su nombre para buscar imágenes sexys suyas! XD
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#157 - 23 Nov 2017, 12:36 - Enviado desde un dispositivo móvil
Lucina escribió:
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Creo que Texhnolyze fue el anime del que más veces he visto el capítulo 1 (en distintas etapas de tiempo) tratando de encontrarle sentido o un motivo por el que seguir la serie. Y me he empeñado mucho en verla porque le diseño del protagonista era instant husbando y me gustaba mucho, pero no hubo manera de que me acabase de enganchar... >_<. También es cierto que era más pequeña las veces que intenté verla y que quizá ahora que ya no lo soy pueda encontrarle otro sentido o gustarme más. A ver si la tercera vez que lo vea se convierte en la vencida. Muchas gracias por el análisis y los detalles, es genial poder conocer los animes en profundidad gracias a tus análisis Spy .


Texhnolyze tiene una historia muy lenta y tiene sus detalles un tanto confusos, pero no es indescifrable ni mucho menos si tienes voluntad de observar y de quedarte con la acción de cada episodio. Si necesitas algo para guiar el principio (que ahí sí que no hablan casi nada), mira la sinopsis de este texto y empieza a trazar la historia desde ahí.

Eso sí, tu husbando es el de la ropa naranja? (que hay varios personajes masculinos en ese episodio).


El husbando es este:



Moreno, ojos claros y cara de loco... es lo que me llamó a ver la serie en un primer instante hace años . Lo peor es que no recuerdo ni su nombre para buscar imágenes sexys suyas! XD


Ichise.

Aunque espero que no te lleves un spoiler si buscas imágenes....
Última edición el 23 de Noviembre de 2017, a las 12:46
Lucina
Usuario

Mensajes: 695
Lugar: San Fransokyo
Jugando a:
Valkyria Chronicles (estoy tardando en pasármelo)
#158 - 23 Nov 2017, 12:44
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Spybdar escribió:
Lucina escribió:
Creo que Texhnolyze fue el anime del que más veces he visto el capítulo 1 (en distintas etapas de tiempo) tratando de encontrarle sentido o un motivo por el que seguir la serie. Y me he empeñado mucho en verla porque le diseño del protagonista era instant husbando y me gustaba mucho, pero no hubo manera de que me acabase de enganchar... >_<. También es cierto que era más pequeña las veces que intenté verla y que quizá ahora que ya no lo soy pueda encontrarle otro sentido o gustarme más. A ver si la tercera vez que lo vea se convierte en la vencida. Muchas gracias por el análisis y los detalles, es genial poder conocer los animes en profundidad gracias a tus análisis Spy .


Texhnolyze tiene una historia muy lenta y tiene sus detalles un tanto confusos, pero no es indescifrable ni mucho menos si tienes voluntad de observar y de quedarte con la acción de cada episodio. Si necesitas algo para guiar el principio (que ahí sí que no hablan casi nada), mira la sinopsis de este texto y empieza a trazar la historia desde ahí.

Eso sí, tu husbando es el de la ropa naranja? (que hay varios personajes masculinos en ese episodio).


El husbando es este:



Moreno, ojos claros y cara de loco... es lo que me llamó a ver la serie en un primer instante hace años . Lo peor es que no recuerdo ni su nombre para buscar imágenes sexys suyas! XD


Ichise.


OH THANKS!! <3
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#159 - 26 Dic 2017, 00:06
Demi-chan wa Kataritai
(Interviews with Monster Girls)

12 capítulos + 1 OVA


Este es un anime que encontré casi por casualidad y que por A o B, me acabó enganchando, principalmente por lo que no esperaba encontrar en él, así que podéis tomar casi todo lo que vais a leer de este autorregalo de Navidad como algo fortuito, pero no adelantemos acontecimientos.



Esta historia gira en torno a Tetsuo, un profesor de preparatoria fascinado por la existencia de los demis, seres humanos con cualidades sobrenaturales y que están desapareciendo poco a poco de la población mundial, pero que después de sus estudios universitarios, han resultado completamente esquivos para él. Sin embargo, esta situación cambia de forma casi mágica cuando en el inicio de un nuevo año, llegan cuatro chicas (tres estudiantes y una profesora) que comparten esta condición, y motivarán el lado más curioso de este docente.



Demi-chan wa Kataritai es un slice-of-life escolar y con toques haremescos, que al contrario de lo que estas dos palabras podrían sugerir, tiene más interés en los diálogos y las interacciones entre personajes que en la comedia y el ecchi, los cuales están bastante dosificados en los trece capítulos totales. De hecho, si pudiera condensar el tema que busca tratar esta historia en una palabra, sería la comprensión.

La serie tiene un inicio directísimo, y desde su música y su puesta en escena, más bien sobria y con colores un tanto más apagados que en series como MonMusu, la premisa nos introduce en primer lugar a las entrevistas entre Tetsuo y las demis en su salón de biología, el principal motor de la dinámica de muchos de sus capítulos (y razón del título del anime). Y esto es así para solucionar los problemas propios de cada chica debido a sus diferencias con el resto, o para profundizar en cada caso particular para investigar sus cualidades, y tratar de diferenciar de primera mano qué cualidades de ellas son reales, cuáles están exageradas por las leyendas y cuáles son completamente infundadas.



De hecho, uno de los puntos fuertes de Demi-chan es que se esfuerza por darle coherencia al trasfondo de los demis y llenándolo de contexto para que nos interesemos en él más allá del factor de las chicas adolescentes, tratando de ofrecer explicaciones racionales a estas cualidades “fuera de este mundo”, y remarcando en muchas ocasiones los manierismos y la manera de vivir de cada “raza” (por así decirlo), para que las veamos como entes separados y ofreciendo algo que decir a cada capítulo, haciendo del mundo que vemos en la serie, algo bastante orgánico y con situaciones que no te esperarías de una serie como esta.

Además, algunas personalidades ofrecen juego porque no son lo que esperamos de una criatura así, como por ejemplo, una mujer de las nieves con un lado bastante sarcástico y cómico, una súcubo desesperada por no parecer un objeto sexual, lo que va de la mano con un trasfondo un tanto cliché, pero bastante simpático, y el propio Tetsuo, con una personalidad bastante madura para el tipo de rol que le toca encarnar, y que aporta algo a pesar de que el reclamo principal sean otras.



Eso sí, no todo es color de rosa, y aunque el tema que quiera tratar la serie sea la comprensión y los problemas de los que son diferentes, las chicas, aunque simpáticas y carismáticas, están encasilladas en tropos bien conocidos por todos, y son protagonistas de situaciones moe que hacen que las entrevistas se conviertan más de las veces, en un reclamo para situaciones románticas. Si a esto le sumamos a que las situaciones que deberían tener algo más de drama o seriedad se resuelven casi enseguida y sin muchas justificaciones, tenemos como resultado una serie que no sabe despegarse del todo de las convenciones de su género, y a veces duele porque lo que te cuentan mola bastante, pero no te lo tomas tan en serio como deberías cuando te lo cuentan de forma tan desconectada, lo que se nota especialmente en el final de la OVA, con una sorpresa un tanto innecesaria que dispara mis sospechas sobre este tema.



Otro síntoma de esto es que por mucho que la serie busque dar contexto, la acción principal se desarrolla casi completamente en el entorno netamente escolar, esta ambientación tiene puntos positivos como la presencia de otros alumnos y adultos que opinan sobre su labor y sobre sus extrañas compañeras, lo que ayuda a dar algo más de verosimilitud a la situación, pero también se menciona que hay injusticia y discriminación con las demis, y también al contrario: algunos de estos seres utilizan sus cualidades para fines no precisamente honorables.



El problema es que esto último apenas se menciona y jamás hay ningún contacto con ese mundo, que es posible que quedara algo fuera de tono en una serie tan optimista y juguetona como esta, pero, de nuevo, puede que hubiera sido bueno como clímax a la serie, algo que me falta para dar contundencia a su mensaje como ocurría en series como Kotoura-san.

Pero bueno, siguiendo con la importancia de la ambientación, entramos al apartado técnico, que como ya he dicho antes, tiene una elección de colores menos vibrante y con fondos más sobrios y que acentúan el ambiente de la escuela y la diferencia entre alumnos y profesores (algo que se puede notar cuando salimos de ese entorno). No voy a decir que el resultado sea tan atmosférico como Hyouka, y cae un tanto en lo genérico, pero se ve bastante bien y no hay grandes fallos de animación.



La banda sonora, aunque sigue esta misma línea es un tanto discreta y hay pocas canciones que puedas recordar después de terminar la serie, sensación completamente contraria a la de las voces, muy carismáticas incluyendo aquellas voces más graves o de personajes más secundarios, que les dan una personalidad muy boyante, a pesar de que sólo salgan unos minutos.

Aunque como cabría esperar, la verdadera estrella de la función es Hikari, la vampiro, que a pesar de cumplir a rajatabla el estereotipo de colegiala despreocupada y cabezahueca, tiene una interpretación sobresaliente, y que en gran parte, la convierte en uno de los personajes femeninos más entrañables y divertidos que haya visto en un anime, la verdad no me sorprende en nada el calado que ha tenido este personaje en redes sociales (aunque quizá dada su personalidad quisiera que tuviera mayores consecuencias por sus acciones, que la escena de enojo con la dullahan para mí no tiene ni pies ni cabeza).



Demi-chan wa Kataritai es una serie muy simpática y relajada para pasar el rato y disfrutar ciertos momentos sorprendentemente sinceros para una serie escolar, pero que si quieres tomar más en serio, se queda coja comparada con muchas series que ya he comentado, y que al final no llega a mucho más comparada con series normales del estilo debido a un buen puñado de situaciones because yes. Eso sí, su ritmo está muy bien medido, el ecchi que tiene no es excesivo, y sus personajes aunque repetidos de roles conocidos hasta el hastío, tienen el suficiente gancho para que te hagan gracia, e incluso, te recuerden cosas bastante cotidianas algunas veces, por lo que es muy probable que si te dejas llevar, te la veas en una sola sentada si tienes interés.

Nunca diré que es una serie que me cambie la vida, pero en estas fechas no es necesario esperar eso necesariamente, y como en otras ocasiones, es la dirección que toma lo que puedo rescatar, y de lo que espero que otros tomen nota.

Por cierto, hay cosas bastante fuertes de las que me falta por hablar antes de que falte el año, y espero poder hacerlo lo antes posible.

¡Feliz Navidad a todos! (Y gracias por leer, todo sea dicho).


Última edición el 26 de Dic. de 2017, a las 00:18
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#160 - 28 Dic 2017, 18:41
REPASO TEMPORADA DE ANIME
Otoño 2017


No sé si para algunos será el pan de cada día, pero esta es la primera vez que reviso tantos animes de una temporada, y fuera de lo que me he tenido que organizar para estar al día con todo esto, y que este texto funcionase como es debido, la verdad es que me ha quedado una lista bastante variada, tanto en temáticas como en las impresiones que he obtenido de cada anime, así que espero que saquéis alguna cosa que os puede interesar. Eso sí, no le he dedicado mucho tiempo a revisar las series, así que puede que no sean comentarios tan sólidos como quiero hacer (además, ver todos los episodios de una no es lo mismo que verlos semana a semana).

El conteo de la temporada de Otoño 2017 para un servidor, asciende a diez animes, de los cuales tengo que descartar dos porque son segundas temporadas de cosas que ya he comentado en estos foros, y les quiero dar otro espacio en algún tiempo más. También tengo que dejar de lado Mahoutsukai no Yome, posiblemente uno de los animes que más fama ha adquirido durante estos meses, ya que es una serie que actualmente va por la mitad y continuará durante el 2018, por lo que le haré un comentario dedicado cuando haya finalizado.

Así que en este texto nos quedaremos con siete títulos. Y vamos a empezar con uno que ya se sabe todo el mundo.




Blend S / 12 capítulos
El meme de la temporada


Maika es una colegiala con una mirada amenazante (digamos en el mismo sentido que Ryuji de Toradora), un rasgo que le quita todas las oportunidades de trabajos a tiempo parcial, hasta que conoce a un chico italiano que resulta ser un otaku de cuidado, además de gerente de su propio maid café, y que la contrata como camarera bajo una condición. En el Café Stile, todas las camareras deben atender a la clientela mediante roles conocidos en el manganime (como la tsundere, la hermanita pequeña, la idol, etc.). En este caso, Maika se convierte en la camarera sádica del establecimiento, teniendo que sacar todo su esfuerzo para cumplir con la tarea.



Fuera de lo que chiflara a algunos el opening, Blend S está en este lugar ya que simplemente al oir su premisa pensé que se podría sacar algo bastante divertido de aquí, siendo la primera de los animes de esta lista que me decidí a ver. Y aunque es cierto que cumple con lo que se esperaría de esto en ciertas partes, la verdad es que se queda muy lejos de alcanzar estas expectativas.

Al principio, mientras conocemos a los personajes, la comedia es bastante aceptable, y la diferencia que hace la serie entre la camarera estereotipo y la persona fuera del café es interesante, con especial mención a la propia Maika, posiblemente el personaje más adorable de la serie, que se ve forzada a hacer un papel que le queda sorprendentemente natural, y que se sale de sí misma en las conversaciones rutinarias con otros miembros del café. Sin embargo, esta forma de hacer contraste cómico se repite hasta el hastío en un estilo slice-of-life de lo más genérico, hasta que aparece un nuevo personaje y se cambian un poco las reglas, para volver a la rutina y vuelta a empezar el ciclo, y como sólo hay tres personajes nuevos y no están tan bien distribuidos, hay muy pocos momentos para reengancharse como sí pasa con series que usan mejor esta fórmula, como por ejemplo la primera Yuru Yuri.



Ni siquiera el roleo de personajes de las camareras y las referencias al mundillo otaku sirven de mucho, ya que irónicamente se usan muy poco, y muchos personajes hacen siempre lo mismo sin importar el tipo de cliente, y de hecho creo que la última (por así decirlo) sólo hace lo suyo una vez en toda la serie. Los momentos románticos no están tan bien pensados como esperaba y no llegan a mucho, y aunque hay episodios más profundos o que explican cosas del trasfondo de los personajes, tampoco se les da continuidad, eso sí, hay unos cuantos juegos de palabras representados como imágenes estáticas entre sketch y sketch, que sí me han hecho gracia, y tanto estos como los roles que se interpretan no son tan difíciles de entender para alguien no tan habituado al anime.

En fin, que tengo muchos ejemplos de cómo los estereotipos y el fanservice pueden ser una bomba si se usan bien, y esperaba algo así de Blend S. Pero curiosamente, lo que más recordaremos de él, es lo que más ha visto la gente, los memes, sin más.

A veces, the flat is the real justice.




Juuni Taisen / 12 capítulos
Fricciones internas


En un mundo asolado por la guerra, los soldados más fuertes de las doce casas zodiacales (basadas en los doce animales del zodíaco chino) se dan cita en una ciudad desierta para empezar la Juuni Taisen, una batalla de supervivencia entre ellos, donde el último combatiente en pie tendrá derecho a cumplir cualquier deseo que tenga.



Lo admito, mucho de mi interés por esta serie viene porque proviene de una novela del autor de Monogatari, pero su formato y su tratamiento de los personajes lo acerca más a Katanagatari y un poco a Kubikiri Cycle en ciertos momentos. Y es que mentiría si dijera que no he visto la esencia de Ishin-san en muchos momentos, pero no recordaré esta serie como uno de sus mejores trabajos (si es que la adaptación le hace justicia, que no lo se).

La razón es principalmente el choque entre lo que te vende la serie al principio y lo que acaba siendo al final, con unos primeros episodios donde matan indiscriminadamente y casi sin venir a cuento con poderes sorprendentes y mucho gore (de hecho, el guerrero de la Liebre ya se ha vuelto bastante viral). Eso sí, a poco que nos quedemos más de una hora con su propuesta, veremos que remite directamente a como administran el contexto series como Terra Formars, que se basan en narrarte las historias personales de los personajes a la vez vemos qué tanto significa esta batalla para ellos.

El problema es que al contrario de Terra Formars, donde la idea de la serie era que sobrevivieran los más posibles para hacer frente a este entorno hostil, aquí sabemos perfectamente que casi todos van a morir en todo momento, y muchas veces se telegrafía el fin de uno de los guerreros haciéndonos escuchar su trasfondo con anterioridad, con lo que se pierde dramatismo y sumado a que estos decesos ocurren en un orden específico y que te lo revela el ending de la propia serie, hace que todo el aspecto de las peleas y poderes de cada guerrero sea inmensamente predecible, y a la vez te revela que la serie no va precisamente de eso…

…debido a que los flashbacks de cada uno nos hablan de su mundo particular como asesinos, y a la vez, de un universo donde las guerras sólo sirven para perpetuar un sistema de violencia que sólo beneficia a unos pocos, y donde hacer lo correcto no tiene valor más allá del que uno mismo le pueda dar.

De hecho, los instantes más conmovedores de esta historia ocurren cuando los guerreros se cuestionan esta misma naturaleza y vemos que estos tipos no son tan simples, a pesar de que lo que hagan, dentro y fuera de la Taisen, su ocupación no es más que un trabajo, cosa que, admito, tiene mucho reflejo en los capítulos finales, y sobretodo en un final que se sale completamente de la grandilocuencia que presuponía de todas las conclusiones de Nishio Ishin, y se siente tan humano que hasta llega a parecer que no calza en un anime.



Es una lástima que la serie no cristalice todos estos momentos correctamente, y demore quizás demasiado en revelarnos de qué va en verdad, es una serie con una animación con estilo comic y unos diseños de personajes muy llamativos, pero con algunos personajes que duran un suspiro y que tiene más fallos de dibujo de los que me gustaría admitir, y de hecho, si miras por Internet, puedes ver todo el espectro posible de opiniones en torno a Juuni Taisen.

Lo que es para mí, es una serie regular, con algunos momentos para recordar, pero que la mayoría del tiempo se queda demasiado en lo superfluo.




Children of the Whales / 12 capítulos
(Kujira no Kora wa Sajou ni Utau)

Un futuro prometedor envuelto en una tormenta de arena


En un mundo conformado por un mar de arena y múltiples islas flotantes a la deriva, hay dos tipos de humanos, los Marcados, que pueden usar un poder llamado Saimia para manipular el entorno con su mente, pero a cambio tienendo una vida en torno a los 20-25 años, y los Sin Marca, más parecidos a humanos normales con una esperanza de vida mayor. Nosotros seguimos a Chakuro, un joven Marcado con el rol de documentar los sucesos de la isla en la que vive, la Ballena de Barro, una tierra paradisíaca apartada del resto del mundo, pero con un secreto que les hará enfrentarlo de la manera más brusca posible.

Children of the Whales es un anime de aventuras que nos pone en el papel de un grupo de personajes dispares, en la travesía de este barco perdido en pos de enfrentar al salvaje mundo exterior.

Y digo salvaje ya que a pesar de que la dirección de arte sea preciosa y los personajes no sean muy rompedores ni en diseño ni en personalidad, aquí la gente arde y muere desde bastante temprano en la historia, además de que el argumento juega con un enemigo que parece invencible desde el principio, extrañas deidades y fenómenos sobrenaturales que parecen salidos de otro mundo, haciendo que nos interesemos más por la situación, y como este paisaje desolador ha llegado a ser lo que es hoy. Es una fórmula que parece sacada de One Piece, pero con un tratamiento más cercano a Shin Sekai Yori, con el que ha sido comparado más de una vez.



Pero al contrario que la historia de Kamisu 66, que era una trama dividida en actos con un tiempo y un lugar muy delimitados, la Ballena de Barro tiene una trama expansiva, que presenta un mundo en conflicto con múltiples naciones con características propias, y un montón de contexto presentado sólo en el primer tercio de emisión que ya te hacen pensar en estos 12 capítulos como una enorme introducción de un shonen muy largo, más que como una historia con personalidad y un rumbo definidos.

De hecho, la estructura de Children of the Whales me recuerda mucho a la de la primera temporada de Boku no Hero Academia, a la hora de la función que se le da a este argumento (aunque los elementos están más inconexos en ocasiones y los últimos capítulos son un 50% monólogo del villano principal explicando sus planes), pero teniendo en cuenta que no ha tenido tanta relevancia como Boku no Hero, no sé qué tanta continuidad llegará a tener, aun teniendo en cuenta la co-producción de Netflix en esta serie.

Y se nota que esta producción tiene relevancia, ya que esta es una serie realmente cuidada a nivel de arte, no sólo el trazo de dibujo parece recordar a una pintura más que a un anime, sino que cosas como el ambiente del océano de arena está muy bien recreado (con un efecto en 3D que es casi hipnótico) y cada uno de los pasillos de la Ballena de Barro están ahí para que los recuerdes a posteriori (hay lógica arquitectónica detrás de ellos y funcionan como espacios), todo esto sumado a una buena caracterización de facciones, un buen casting de voces y a algunas canciones muy memorables, da como resultado una apuesta genuina y buena experiencia en general.

Es sólo una lástima que se sienta tan blando, incluso cuando es tan dramático en muchos episodios, ya que el ritmo se vuelve errático y no hay un objetivo claro. Esta es posiblemente la serie que más os deje en vuestras manos para la recomendación de marras, pero al menos puedo decir que no le perdáis la pista, que motivos, los tiene, a pesar de que no estén tan claros en este paisaje tan borroso.




Shoujo Shuumatsu Ryokou / 12 capítulos + 12 miniespeciales
Buscando el otro lado de la vida


La civilización está muerta, pero Chito y Yuuri siguen vivas. Estas dos niñas escapan de un sitio en pleno combate en un vehículo Kettenkrad (una especie de todoterreno militar de la Segunda Guerra Mundial), y de ahí, su aventura no ha hecho más que comenzar recorriendo un mundo que antes era próspero y del que ahora sólo quedan ruinas. Bueno, casi.



Si pudiera definir a esta serie de la forma más simple, sería como una mezcla entre Lucky Star y Sora No Woto, tenemos un par de supervivientes con diseños muy reminiscentes al primero, y la serie en su mayoría, es un slice-of-life en un entorno tan o más posapocalíptico que el segundo, donde cada capítulo es autoconclusivo y se resume en llegar a nuevos lugares, explorarlos, recolectar recursos (si los hay), y tratar de aprender un poco qué era ese lugar con los escasos conocimientos de las protas (para poneros en contexto, sólo una de las dos sabe leer y escribir), y la serie funciona a través de esto para crear nuevas situaciones, aunque también lo hace a través de otro pilar, los personajes.

Chito y Yuuri son el típico dúo de chicas tsukkomi con personalidades opuestas, pero además de eso son genuinamente simpáticas y con un toque adorable que le quita seriedad a la situación (aunque sin pasarse con el moe), y hacen parecer a esto como un enorme tour sin más limitaciones que la comida, el agua y el combustible de nuestro peculiar todoterreno.

Quizá por esto es que esta serie ha sido comparada múltiples veces con Made In Abyss, debido a los tipos de protagonistas y al mundo donde nos movemos, pero la verdad más allá de eso no tienen mucho que ver una con la otra, ya que el planteamiento y los temas en que se fija cada una suelen ser distintos, sin mencionar que el factor peligro en esta serie está bastante menos presente.

De hecho, hablando de los temas, que las lolis quiten seriedad no significa que no haya cosas por contar, me han sorprendido gratamente algunos capítulos por lo deprimente que es la sensación que pueden dejarte, recordando un poco a Texhnolyze con un barniz de ingenuidad que hace que las protas quizás no entiendan todo el concepto que les rodea el lugar en el que están, pero el espectador sí, además del hecho de que algunos paisajes son espectaculares, y el hecho de descubrir qué era de esta avanzada cultura remite, de nuevo, al espectador, ya que no siempre te darán pistas, o las protagonistas intentarán entender muchas situaciones sin mucho éxito.



Aunque también, como contraparte negativa, hay otros capítulos con significados algo forzados, y que simplemente están ahí para cumplir su función de aleccionarte, pero sacándote del espíritu viajero de la serie, esto, además de la rigidez en las expresiones de las protagonistas (casi inmutables, incluso cuando están en peligro inminente), hace que no la pueda catalogar como una experiencia sobresaliente del todo.

Eso sí, la sensación en general de Shoujo Shuumatsu Ryokou es relajante, y es un anime que consigue transmitir un amor por lo simple y una pequeña reflexión vital sin que tengamos que pensar en esto como la última maravilla de la animación japonesa. Que a veces lo pretende, pero ni le hace falta.




Animegataris / 12 capítulos
Carta de amor a los amantes que aman el anime


Minoa Asagaya es una colegiala de preparatoria que ve cómo su vida cambia de golpe, cuando Alice, la “señorita” de su clase, le confiesa que contrariamente a lo que dicta su imagen pública, ama el anime, a lo que ella le sugiere reactivar el abandonado club de anime de su escuela para poder captar a más gente con sus mismos gustos. Eso sí, dentro de la sala de este club, hay una habitación cerrada que guarda dos cosas, algo bastante normal, y algo que no lo es tanto, ¿qué significará esto?

Es muy fácil decir que esta serie es lo que debería haber sido Blend S si no se hubiera dejado marear por sus clichés, pero a pesar de que ambas tienen esto como punto de unión, no sé si juzgarla a una bajo los parámetros de la otra…, vamos por partes.



Este es un slice-of-life escolar que combina elementos de series que buscan instruir a su audiencia sobre el mundo de la animación japonesa, como Genshiken o Welcome to the NHK, con un puñado de situaciones y personajes directamente extraídos de este género de anime en general, y de muchos otros en particular, formando una amalgama muy bien pensada donde el grupo del club de anime buscarán hacer sus actividades y ganarse el favor de su escuela mientras evitan los planes del malvado consejo estudiantil por desmantelar el club… entendéis por donde voy, ¿verdad? Pues esto es lo mejor de Animegataris con diferencia.

Desde las referencias que hacen los personajes, hasta las situaciones que viven, pasando por los manierismos y particulares fanatismos de cada miembro del club (hay quienes le gusta hacer cosplay, otros admiran a los novelistas, otros los shonen de batallas extremos, y así ), todo está pensado como un tributo a todos aquellos que comparten este hobby, con muy buenas dosis de comedia (de verdad, me he partido más de una vez con lo inesperado de algunas chorradas), y un toque meta presente en toda la serie que te deja pegado a la pantalla.



De hecho, esto último está tan presente, que hay algunos elementos que existen únicamente para alimentar nuestro ojito detallista durante los capítulos, como un personaje que sólo está ahí para hacer poses fanservice, el mismo consejo estudiantil que existe para que haya un villano, relaciones entre personajes que tienen como única función que la serie se ría de ellas, y más de un artificio propio del anime que todos conoceréis, que se intenta colar como algo completamente normal en una escuela japonesa, y es tan descarado que estén estas cosas así que no puedes más que aceptarlas, no te chirrían, ya que seguramente has tenido que aceptar muchas de estas cosas antes.

Irónicamente, puede que esto sea lo que ha alejado a Animegataris del gran público, y muchos no entienden que forma parte de la gracia de la serie, aunque también es verdad que en los últimos episodios, a los directores se les va la pinza por completo, y la serie pasa de ser una historia con ambientación normal y toques meta, a ser una ida de olla donde la cuarta pared directamente no existe, y con una conclusión tan, tan… no lo voy a explicar aquí, pero es de esos finales donde se supone que las piezas encajan cuando no se supone que tendrían que hacerlo.



Pero la verdad es que si obvias este final un tanto disonante y un poco de sobrecarga de moe de cuando en vez, este anime vale mucho la pena. La animación y el sonido son simples pero efectivos, cambian cuando hace falta y expresan lo que se necesita en cada momento, y todo hace que este anime sea un soplo de aire fresco tanto a los slice-of-life, como a las series de comedia autorreferencial sobre este mundillo, pero ante todo, es una serie que sabe hacerse querer, quizá la que más de toda la lista.

También es una serie que parece hecha para gente como yo, a decir verdad.

¿He dicho ya que hay un par de capítulos que son Shirobako en versión Paint? Ya…, que me voy a callar…



Inuyashiki / 11 capítulos
Una discusión unilateral


Ichiro Inuyashiki es un hombre de 58 años con una vida amarga y que se culpa por no ser un buen padre para sus hijos ni una persona que haya podido conseguir sus metas durante su vida, cosa que empeora cuando es diagnosticado de cáncer. Sin embargo, una noche en que se encuentra con un adolescente en un parque, ambos sufren un accidente y un cambio radical, haciéndolos capaces de acciones increíbles y un poder tal que podría cambiar el mundo, por lo que tanto Inuyashiki como este joven, deberán decidir qué hacer con estos poderes y como vivir sus vidas a partir de ahora.

Esta serie es posiblemente de las siete, la que más se toma en serio a sí misma, y aun así se siente un tanto vacía para mí debido a que uno espera que desarrolle a sus personajes, y que se ofrezca un mayor cuidado a su historia, pero en cambio, la obra de Hiroya Oku juega en muchos sentidos con el exceso y el morbo que ofrece la premisa, así que exploremos ese aspecto.



Desde el primer y segundo capítulo, se hace hincapié en que ambos personajes hacen lo que hacen porque sencillamente la situación les supera, y por mucho que puedan aparentar una vida normal, el drama de “perder lo que les vuelve humanos” es omnipresente ya desde el momento del accidente, y por más que lo intenten, no pueden seguir viviendo como hasta ahora. De hecho, fuera de algunas menciones a la opinión pública y las redes sociales (puestas ahí casi en señal de desprecio), muchas de las escenas se enfocan en los pensamientos y sentimientos más viscerales de estos dos individuos, como quitándole importancia al resto del mundo, como si esta discusión ha trascendido tanto que ningún otro ser tiene injerencia ya en ella.

Y todo esto se ve transportado automáticamente en la mecánica de combates de la serie y la progresión de sus eventos, ya que cual Saitama de One Punch Man, los protagonistas son invencibles para el resto de seres humanos, y por mucho que nos quieran mostrar el lado más atroz del ser humano de forma explícita y condenable, o que las personas se unan en torno a objetivos para el bien comunitario, nada de eso importa cuando estos dos estén en acción, inclusive me atrevería a decir de que aunque ambos tengan familia y amigos, y la narración a veces pase a su punto de vista, está planteado desde las consecuencias que generan los protagonistas en ellos, y no al revés (salvo una excepción bastante breve).



Y siguiendo con los eventos, más allá de estas consecuencias profundas, pero casi unidireccionales, la serie va escalando en situaciones a cada cual más cruda, exagerada y autoindulgente para reforzar este aura de aislamiento en que la serie parece querer colocar a los personajes principales, y cómo estos tuercen las reglas del mundo en que les ha tocado vivir, con distintos resultados y reacciones del público general (que como teoría personal, creo que dicho impacto tiene directa relación con el título del anime).

Estas son las razones por las cuales a mí no me gusta, yo creo que se puede meter algo de discusión como una posibilidad más (que teniendo en cuenta las pocas veces que se encuentran estos personajes, podría hasta creer que las hubiesen quitado), y por mucho que la serie llame la atención sobre un lado de la sociedad japonesa que a otros apenas les roce el hombro (y lo aprecio de verdad), a mí no me convence del todo lo superficialidad sin contraste que propone en muchos momentos.



Pero este es uno de esos casos donde la mano del autor se nota a cada paso, y por mucho que se opine, la dirección desde el principio hasta el final es siempre la misma, y eso es algo que se debe considerar. Este es un anime en donde el autor quiere que reflexiones, pero ante todo, quiere que reflexiones en sus propios términos, sin sacar muchas más conclusiones que el significado de la propia obra.

Por eso, creo que vale la pena que la veáis y saquéis vuestras propias conclusiones.




Houseki no Kuni – 12 capítulos
La vida en el reflejo de una roca


En una academia construida en una isla perdida, viven seres con aspecto humanoide que proceden de distintas piedras preciosas. Cada una de estas gemas trabaja y se desempeña con un rol específico (doctor, modista, académica, herrera, etc.), además de mantener la convivencia entre ellas y con su maestro, y ante todo, defender su hogar de los Lunares (o tsukiji), unos seres luminosos y espectrales que proceden del espacio, y que buscan llevárselas a su mundo. En esta tesitura, y después de cientos de años de vida, una de las gemas más jóvenes y frágiles, llamada Phos, recibe por fin una tarea propia para ser útil al resto, pero que termina dejando de lado cuando entabla una relación con una gema marginada de las demás, a la que pretende buscar una función mejor para hacer más llevadera su existencia.



Houseki no Kuni es un anime que si no fuera por la gente que sigo en redes sociales, probablemente le hubiera dado una patada nada más terminar de leer su sinopsis, pero no os confundáis, esta historia de chicas gemas está al final de la lista no por ser necesariamente la mejor, pero sí me ha parecido que condensa muchas de las observaciones que hice a las series anteriores, y a la vez tiene un tipo de atractivo que la verdad no sabría describir de forma tan concreta.

Incluso, a la hora de escribir esto, me cuesta describir qué hace a esta serie llamativa y diferente, aunque soy capaz de ponerlo en algunas palabras. Porque no son sus personajes, ya que casi todo se centra en Phos, y las pocas gemas que se presentan alrededor de ella, hacen apariciones esporádicas entre capítulo y capítulo, y las restantes se prestan para papeles moe bastante repetitivos. No es su ambientación con toques zen, ya que aunque te predispone, mediante su primer capítulo a no esperarte la historia de siempre, es un territorio tan pequeño y se repiten tantas veces las mismas praderas, que acaba perdiendo impacto a la larga. Ni siquiera es su apartado técnico, con uno de los mejores usos del CGI que haya visto jamás en un anime, pero con diseños muy simplistas en muchos personajes y con una fluidez que digamos va evolucionando con el pasar de los capítulos (porque al principio va tan entrecortado como Eve no Jikan).



Lo que hace que esta serie sea realmente especial, y una de mis sorpresas personales de este año, es una mezcla de todo lo anterior, y en suma, las sensaciones que produce.

He escuchado más de una y de diez veces, el símil de Juego de Tronos y como muchos se sienten atraídos hacia ella con el pretexto de la sensación de impredictibilidad y peligro al saber que cualquier personaje puede morir en cualquier momento. Y sin poder opinar mucho de ella ya que no la he visto, cuando te revelan que los personajes de Houseki no Kuni son inmortales y que pueden repararse a sí mismas si se rompen, pensé: ¿qué sentido tienen estas peleas? La respuesta es muy simple, para estos personajes hay cosas peores que la muerte.

Las sensaciones que se tienen al no poder dejar de vivir y ver que nada cambia, la sensación de no poder vivir con aquellos que amas, la sensación de no poder seguir viviendo para el propósito que seguiste fielmente, las sensaciones de no poder ser lo que tu ideal dictaba que debías aspirar, las sensaciones que quedan cuando los recuerdos son tu posesión más valiosa y los pierdes sin remedio, la sensación de perder el rumbo y no saber qué estás haciendo ni por qué lo haces, la sensación de aceptar de que como tu vida no tiene fin, todo esto puede pasarte y mucho más. CRACK.



Estas sensaciones toman muchas formas, y muchos de los conflictos que vemos aquí se muestran de formas tan directas, pero aun así dramáticas y hermosas, que me cuesta mucho extraer un único momento como favorito, aquí es donde los tres pilares que comenté antes juegan a su favor, ya que los personajes y la forma en que definen su personalidad está acentuada por el ambiente del momento y los juegos de cámaras para formar escenas realmente vivas. Es una serie que al principio piensas que no va hacia ninguna parte (y de hecho, su historia principal sirve más bien como introducción), pero tiene un montón de pequeños momentos que instalan en tu cabeza una idea muy simple pero poderosa; y cada vez que una gema se quiebra, sabes que no significa sólo eso.

Eso es lo que yo he extraído de esta serie, igualmente hay muchas personas para las que esto no es suficiente, y tienen la sensación de una serie con una premisa absurda y con un esquema repetitivo, que en términos generales tampoco está tan alejado de la realidad, y además el juego con los géneros de los personajes tampoco me convence en exceso (son seres sin género definido, pero tienen modelos de personajes femeninos, pero algunos se llaman mediante honoríficos masculinos…, sinceramente no entiendo nada).



Pero al menos no me ha dado la sensación de un producto sin sentido ni incompleto como decía con series anteriores. Al igual que la historia del abismo interminable, este es un descubrimiento muy satisfactorio y del que espero más en el futuro.

Y para quienes me pregunten, no, no he visto Steven Universe así que no las puedo comparar.

Y esto es todo. Nos vemos en el fin de año, que este 2018 es de lo más hypeante que he visto en mucho tiempo.


Última edición el 15 de Enero de 2018, a las 01:42
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#161 - 26 Mar 2018, 18:10
TOP 8: Las secuelas de las que faltaba por hablar, y una sorpresa…


Hora de volver a saco.


En un principio iba a hacer una lista muy parecida a la que hice con los animes de otoño (y que también pienso hacer para invierno), pero al ver que no había muchas secuelas de las cosas que ya he publicado, he decidido tomar esta estructura, que creo puede hacer más entretenido un texto tan largo.

Y sí, este top sólo abarca secuelas de animes comentados en estos foros que ya estén terminados, y si bien es un top muy subjetivo y dependiente de mi opinión, voy a tratar de ordenarlos según un denominador común: lo que creo que aportan y suman a sus series originales. De todas formas, si no sabéis nada de dichas series originales, os dejo el link de los comentarios correspondientes debajo de cada puesto.

Mejor empecemos ya, que esto va para largo, aunque antes del top en sí, quiero hacer una mención sorpresa a una cosa que podría considerarse una secuela “espiritual” de algo que ya he mencionado, y que pienso que muchos ya conoceréis.




Puesto Honorífico
Kimi no Na Wa. (Tu nombre.): Cambio de corazón


Si ya conocéis esta película, no os voy a decir nada que no sepáis, pero quizá hay algo a lo que yo presté especial atención cuando la vi por segunda vez, y es en la diferencia entre la primera y la segunda, en lo que se basa mi opinión actual.

En primer lugar, no voy a hacer sinopsis ni para este puesto, ni para ningún otro de este top, ya que quiero sintetizar lo más posible mi opinión, y en la mayoría de textos relacionados se descubre de lo que tratan estas series.

Además, aunque esta película por ser original no tenga ese lujo, la historia de Mitsuha y Taki está tan bien montada, que sinceramente creo que se explica muy bien por sí misma, y no estoy hablando sólo de lo bien que se vea, (porque sí, tiene la misma ambientación y animación de Kotonoha no Niwa, estando quizá medio peldaño por debajo del detallismo enfermo de esta última), sino más bien de como monta y presenta sus escenas.



Incluso en el principio, cuando empiezan a aparecer eventos sin mucha conexión entre sí, y que se cortan entre ellos, la película empieza a articular los cabos poco después, y utiliza montajes rápidos para explicar cosas más o menos obvias, cuando sabe que te sientes cómodo con lo que te están contando. De hecho, sin spoilear mucho, la película trata sobre un cambio de cuerpos entre ambos protagonistas, y usa esos montajes para saltarse a la torera muchos de los clichés de ese tipo de historias, porque sabe que ese no es el foco de su historia.

De hecho, el diseño de sonido va muy a la par con esta excelencia en el montaje, pudiendo reconocer a cada personaje independientemente de su situación por como los seiyus interpretan al personaje que vemos en pantalla (esto sí ya es más típico, os podéis imaginar a un seiyu masculino haciendo la interpretación de una chica de anime, y viceversa), y aunque la BSO ambiental pase más bien desapercibida, los temas que sí son potentes se amoldan a la perfección con lo que ocurre en pantalla, dando matices nuevos a cosas que sin ellas no serían lo mismo.

Mi principal problema con la peli, aunque nada especialmente grave, es su segunda mitad.



En ella, los eventos que ocurren empiezan a perder sabor, y todo se envuelve en un aura sobrenatural o metafísica a la que no se le da excesiva explicación, y simplemente se usa como excusa para que la historia continúe su camino, con elementos que flaquean de repente, como las mismas voces, y si bien puedes rellenar vacíos en la historia si te paras a pensar un poco, no estamos ante una cinta que busque la coherencia en como se llega al mensaje, sino más bien que las escenas importantes tengan un tema definido y el llegar a una conclusión satisfactoria, y en eso, Kimi no Na Wa cumple. De hecho, me gusta que no hagan lo típico de muchas películas americanas de sacarse un conflicto forzado de la manga cuando todo va bien.

Y aun con esas, es una película romántica muy para el público adolescente, a veces es tan adolescente que se siente blanda en momentos donde no tendría que serlo, le falta cierta fuerza a ciertas escenas importantes, o saca estereotipos del anime donde no vienen a cuento porque son reconocibles y se explican solos. Sin embargo, a pesar que derrape, nunca se sale del destino al que debe llegar, tanto su apartado técnico, sonoro y argumental lo demuestran (musubi), y su duración (una hora más que Kotonoha no Niwa), le da un gancho y una capacidad de empatía al espectador, con la que su predecesora sólo podría soñar.

Es una obra impecablemente planificada, muy bien dirigida, y creo yo que eso es una de las cosas que la gente inconscientemente percibe, aunque eso convierte al director en un blanco fácil cuando quiero despotricar sobre las limitaciones de su target, o de los recursos argumentales que él utilice.

En fin, Shinkai para todo el mundo, para quien le guste, como al que no.




Octavo Puesto
Orange: Mirai: El precipicio de una historia de amor


(Película epílogo de Orange)

Después del puesto anterior, algunos pensaréis de cómo oso meter en un top de secuelas, una película de poco más de una hora de duración, pero tengo mis razones.

Porque de nuevo, es una apreciación personal, porque tengo ejemplos de que se puede hacer una película anime con sustancia y significado en incluso menos tiempo, y porque esta película prometió antes de su estreno que ofrecería un epílogo con material original de la propia mangaka de Orange.

Y es que Orange: Mirai está en este puesto, porque lo que ofrece está algo lejos de lo antes mencionado.



Esta película está dividida en dos partes entre las que va alternando, una donde revivimos ciertos eventos de la serie original bajo el prisma de Suwa, y otra, diez años después del final de Orange con los personajes adolescentes ya mayores, y ninguna de las dos partes aporta prácticamente nada que uno no intuyera, o que no se hubiese contado antes. Se nota mucho que la intención al intercalar estas dos historias es profundizar en los eventos en los que influyó este personaje, y cuál fue su decisión al terminar la serie, pero esto limita mucho su potencial a la hora de contar algo distinto al manga o al propio anime.

De hecho, la cinta empieza con un montaje a modo de resumen de la serie, bastante más largo de lo que uno pensaría por las dimensiones de la cinta, y creo que más de la mitad de las escenas están directamente recicladas del anime de Orange, sobre todo las que corresponden a la parte de Suwa, lo que hace que el cambio de perspectiva sea bastante decorativo, y sólo sirva para dar pinceladas para conectar con el final de la película.

Eso sí, dicha conclusión se lleva la palma, ya que más que un epílogo, lo que agrega es un dato final que muchos esperaban ver, pero sin ninguna transición hasta ese punto más allá de los monólogos de Suwa, y tan insulso que quizá hubiese sido mejor imaginarlo que verlo en pantalla, ya que por el discurso de Suwa y Naho al terminar la serie, era bastante obvio, y por el tiempo que dura, no vale la pena.

Podría decir algunas cosas más, pero el resumen es que Mirai es una película tremendamente perezosa y conformista, y que no me ha merecido la pena, quizá le merezca el tiempo a los fans de Orange, pero para mi gusto el final normal le hace mucho más honor a su historia que este epílogo, que podría considerarse más una película resumen de la serie que algo nuevo, como se prometió.




Séptimo Puesto
Terra Formars Revenge: Un shonen inciertamente shonen


(Segunda temporada de Terra Formars)

Más allá de la primera impresión que dé esta serie a los fans de la primera temporada, creo que si algo pueden coincidir conmigo, es que esta serie “intenta” cosas para desarrollar la premisa de su entrega original, y si bien su legado es bastante cuestionable, podemos empezar a desarrollar desde ahí.

Si después de esto, creen que estoy siendo retórico de más, empecemos por algo más claro: el primer capítulo y el principio del segundo, son la cosa más fuera de tono con una serie que he visto en mi vida (y no, no me saquéis el meme de los endings de K-ON, esto es en serio), y aunque raya dentro de lo aceptable al principio, van sucediéndose situaciones que parecen más un fanfic de un fan de Fairy Tail con personajes de JoJo’s, que un capítulo de esta saga. Tiene tan poco sentido, que no me sorprende que los fans se fueran al manga a las primeras de cambio.



Eso sí, después de esto, viene lo mejor de Revenge, con tres capítulos con una batalla bastante bien resuelta entre dos humanos con órgano mosaico, cosa que la primera Terra Formars nunca llegó a hacer (salvo quizá los combates contra las cucarachas mutadas), y que resulta muy interesante, revelando además el pasado de personajes de forma similar a lo visto en la primera temporada pero, al menos para mí, de forma más concisa y menos intrusiva. Sin embargo, tanto el inicio de esta temporada como esta parte son un espejismo, que se disipa cuando la serie comienza a asentarse. Y aquí es donde quiero llegar.



Aunque la trama en general se desarrolla más que en la Terra Formars de 2014 (que no es que me pareciera muy brillante), a partir de cierto punto esta serie empieza a tomar la forma de un híbrido curioso entre las dos corrientes que mencioné, hundiéndose en un batiburrillo de situaciones imposibles tipo shonen, trasfondos que no vienen a cuento, diálogos cómicos e irrelevantes, y en general, una sensación de repetición constante, y muy poco impacto y consecuencias en todo lo que nos cuentan. De hecho, el final intenta redimirse en una trama que les da un protagonismo inusitado a varios humanos no combatientes, pero cuyo peso y drama se disipa en un final que deja todo prácticamente como empezó.

Es un quiero y no puedo de manual.



Más allá de la decisión de darle el proyecto a este equipo, al final su animación es el menor de sus problemas: da la sensación de que la gente de TYO intentó apegarse al material original, pero sin recursos ni experiencia para poder llevar a cabo su visión, tuvo que conformarse con dar luz verde a esta versión aguada.

Creo que si se hubiesen dedicado a evaluar sus posibilidades y hacer esta segunda temporada de acuerdo a ellas, no hubieran dado tanto el cante, porque Terra Formars no era ninguna obra maestra, pero sabía hacer que todos sus apartados fueran a favor de su historia.

PD: Me matarán ustedes, pero esta canción me gusta más que el opening de la primera temporada. La primera cansaba enseguida, con esta casi babeo por las partes de guitarra cada vez que la oigo.




Sexto Puesto
Chaos;Child: De la rabia a un dolor irregular


(Segunda temporada y reboot de Chaos;Head)

Después de ver esta serie a inicios del año pasado, mi posición era muy clara, pero después de pensarlo un poco y hacerme con las dos OVAs que salieron a modo de epílogo, decidí ver la serie entera con más calma, y se ha convertido en una de las que más quiero hablar en este top.



Chaos;Child funciona con una lógica similar a la futura secuela de Steins;Gate, partiendo de cierto final en la novela visual de Chaos;Head, y desarrollando una nueva historia con una premisa similar. La diferencia está en que esta serie aprovecha el empujón para reiniciar completamente la adaptación que hizo Madhouse en 2008, por lo que no es necesario ver el anime anterior para mirar Chaos;Child, dedicando un capítulo entero de esta última para volver a contar desde cero la historia de Takumi, en un prólogo mucho más fiel al juego original que la serie de hace 10 años, y sobre todo, bastante más oscuro.



Después de esta declaración de intenciones, volvemos a Shibuya seis años después con un nuevo protagonista, Takuru, que aunque su aspecto, nombre y situación personal recuerden mucho al anterior, su personalidad es completamente distinta. Takumi era un hikikomori esquizofrénico que se veía arrastrado a los asesinatos en contra de su voluntad, pero Takuru es mucho más seguro de sí mismo, preside su club en la preparatoria, es mucho más abierto con los amigos que le rodean, y cuando decide alejarse de su familia o meterse en una zona peligrosa, lo hace por propia voluntad en la mayor parte de ocasiones. Pero también en los primeros compases conocemos recovecos de su pasado, con aspectos de su personalidad que se niega a aceptar, y una relación familiar en la que no quiere verse envuelto, aunque en el fondo le importe cuando se involucran personas a las que ama.

Sin embargo, la serie la hace un estudio más humilde, y se nota en la calidad de la animación, y que la historia, aunque tiene papeletas para ser más interesante que la de su antecesor, está manejada de manera algo más torpe, con pistas que no favorecen el misterio, sino que más bien nos hacen preguntarnos cuando aparecerá el asesino, ya que a pesar de que hay momentos de paranoia o terror, hay cosas demasiado gratuitas y evidentes que tardan demasiado en ser respondidas. Aunque a pesar de eso, lo que te cuentan se sigue sin problemas, y si bien las nuevas chicas no sean nada innovador ni en diseño ni en personalidad, no me parecen tan estereotipadas como las de Chaos;Head.

Pero después de que ocurra cierto evento en la historia, que sin spoilear mucho, me dejó emocionalmente por el piso, la trama se acelera de golpe, empieza a revelar datos a toda leche, y a darle vueltas tantas veces a lo que ya habías supuesto en la primera mitad, que parece estar hecho adrede para alargar la trama artificialmente y mantenerte enganchado a algo indefinido.

Además, hay acciones de personajes sin explicación, y aunque la mayoría de eventos sí la tienen, a veces esto se reduce a una línea de diálogo que puedes pasar por alto con toda la parsimonia del mundo, y como la historia pisa tanto la base con la que empezó, es posible que eso ni siquiera te sirva en el capítulo siguiente, y todo para llegar a un final con una caricatura de villano cuyas motivaciones tienen tan poco peso para la historia, que son descartadas por esta con una facilidad insultante.



No sé si esto es tan flagrante como lo de Final Fantasy XV, pero se nota mucho que hay muchos recortes argumentales en esta parte, incluyendo diálogos y trasfondos de personajes secundarios para centrarse en el del protagonista (vamos, hay un personaje que prácticamente no habla ni actúa en toda la serie, sólo está ahí de fondo y para hacer una referencia a la serie anterior que pasará desapercibida para casi todo el mundo), y para centrarse más en un mensaje que busca hacer referencias a ciertos finales anime y a obras de terror psicológico, para dar un significado que la serie no tiene por sí mismo, y que no transmite con sus elementos.

Y duele, porque existen personajes buenos, un subtexto interesante sobre la que hacer una buena historia, hay algunos elementos de diseño muy actractivos (como el tema de las espadas, con un aspecto más orgánico que remite directamente a los poderes mentales de los protas), e incluso un momento impresionante que te remueve por dentro, y que para mí justifica el haber revisionado esta serie, el caso es que elementos hay para que no te parezca una serie más. Creo que por eso la he puesto por encima de Terra Formars, porque creo que le puede llegar más profundamente a otro tipo de público sólo con estos elementos distintivos.

En cuanto a mí, es cierto que antes me parecía horrible, ahora es simplemente una oportunidad perdida.




Quinto Puesto
Nobunaga no Shinobi: Ise Kanegasaki-hen: Transición con buena nota


(Segunda temporada de Nobunaga no Shinobi)

Empezamos con las secuelas neutrales, pero vamos avanzando. En este caso vamos con Nobunaga no Shinobi, una de mis sorpresas de 2017 junto con Made In Abyss y Houseki no Kuni, y que terminada su primera temporada, sacó una segunda de forma consecutiva en la temporada siguiente con mismo número de episodios (recordemos que es un anime con capítulos de tres minutos, lo que facilita este tipo de maniobras).

En este caso, esta temporada continúa justo donde acaba la primera, donde se narraba el ascenso de Nobunaga Oda desde su fortaleza en Owari, hasta llegar a conseguir el poder para nombrar a un nuevo shogun en Kioto. Aquí comienza una nueva etapa para Nobunaga, que debe empezar a formar alianzas de forma más estratégica, y someter a aquellos señores feudales que no simpaticen con el nuevo gobierno, y como el propio título indica, aquí se narran dos campañas dentro de este período: el asedio de Ise, y la retirada de Kanegasaki.



Y antes de hablar de la verdadera protagonista de la historia, seguiré con Nobunaga un rato, ya que aunque la estructura de la serie sea estrictamente la misma de antes, hay un cambio de tono respecto a este personaje, ya que debido a su nueva situación como gobernante, él precisa más que su estrategia en batalla para poder ganar esta guerra, mostrándonos una visión más pragmática y manipuladora de su personalidad, ya sea en su trato con sus aliados, o a la hora de obtener pretextos políticos para atacar a otros territorios, pero que tiene un reverso inestable, que se muestra en la frustración de sus derrotas, y cuando otras personas dejan su causa.

Sé que esto se oye algo oscuro, pero la serie sigue basando su desarrollo en buenas dosis de humor yonkoma, así que es mucho menos complicado de lo que suena, sin embargo parece que este factor agridulce actúa a modo de transición para introducirse de forma más activa en la tercera temporada, donde la batalla que sigue ya toma un cariz más personal para el unificador de Japón.

Pero pasando a los demás personajes, Chidori sigue siendo la ninja kawaii, ingenua y mortal de la primera entrega, sobre todo al principio, pero a medida que pasamos de una campaña a otra le sucede algo parecido a Nobunaga, y que repercute sobre su efectividad en batalla, no siendo tan invencible como en la primera temporada y necesitando más a sus aliados. Aliados que vuelven íntegramente en esta segunda entrega, junto a nuevos personajes de lo más variopintos y encajan en el plantel original, como el traidor Matsunaga, el misionero portugués Luis Frois, y villanos con mucho carácter, como el gran espadachín Magara.



Todo esto ayuda a mantener el interés, ya que como dije, la estructura es la de la primera entrega, y por más cortos que se hagan los capítulos, después de más de 50, es normal que ya se hayan repetido varios tipos de situaciones y chistes, y la fórmula se note un tanto agotada. No es mi caso (yo me vi la temporada del tirón antes de escribir esto y la disfrute), pero para gente que espere algo más de evolución en la fórmula de esta saga, puede ser una decepción, porque ser, es lo mismo, con otro contexto y otro foco.

Por eso agradezco que se hayan tomado un año de descanso antes de sacar Anegawa Ishiyama-hen (saldrá en abril), y al menos aquí tengo más razones para creer en una buena renovación, ya que si seguimos a la historia real, esto sólo es la calma antes de la tormenta.




Cuarto Puesto
Boku no Hero Academia 2nd Season: La escuela viva, la escuela mejor


(Segunda temporada de Boku no Hero Academia, obviamente. El link es al comentario de Dekar)

Siempre me ha gustado Madoka Magica, pero también suelo decir que hasta Sailor Moon le gana en cuanto a personajes. Sin saber realmente si eso es cierto, mientras más veces he visto la obra de Shaft, más he sentido que a sus protagonistas les falta caracterización más allá de su arco de personaje, y echo en falta esas escenas más naturales con amigas en la escuela, tan típicas de los mahou shoujo, pero que aquí son casi una escena de fanservice que no tiene demasiado que ver con la historia de verdad.

El resultado de esto es que sus personajes están al servicio de la historia que Madoka Magica quiere contar, y no da la sensación que ellos sean los responsables de moldearla con sus acciones (salvando quizás el final), y sin quitar que la serie se base en buena parte en eso, creo que al pasar el tiempo, no se ha quedado tanto en mi cabeza como otros animes.

Y supongo que ya sabéis por donde van los tiros al hablar de la segunda parte de la historia de Deku, y simplificándolo mucho, la primera temporada es más Madoka, y esta segunda es más Sailor Moon. Prueba absoluta y definitiva de la subjetividad de este top.



En resumen, Boku no Hero Academia 2nd Season expande el tema de los héroes más allá de Deku, All Might, y sus conocidos más cercanos, y expande el tema de los villanos más allá de la Liga, pero ante todo, expande la academia más allá del lugar hiperbolizado y fantástico que era, para convertirse en una escuela de verdad, con mucha más vida e historias por contar.

Al fin conocemos a todos los integrantes de la clase 1-A, y vemos más facetas de ellos en la escuela como su rendimiento académico, sus personalidades como adolescentes y como dan rienda suelta a sus habilidades en mayor o menor medida, además de mostrarnos como chocan con otras clases, y como son vistos por ellas, haciendo hincapié en que el orden de las cosas no es el más justo posible, pero sin esa sensación de presión que daba el arco final de la primera temporada.



Pero también vemos algo de la actividad de los héroes fuera de la escuela, y los villanos se desarrollan un poco más para dar contexto a una futura confrontación, permeando estos últimos aspectos a los protagonistas, que dejan entrever más sombras de lo que intuiamos en un principio. No digo que lo haga de forma tan natural como lo fue Naruto en su momento, y de hecho la primera temporada estaba más enfocada, pero la serie no aburre ni flaquea, y ante todo, sigue sintiéndose como Boku no Hero Academia en todo momento.

Voy a ser honesto, aun sigo sin ver esa deconstrucción del superhéroe que muchos asocian inmediatamente con esta serie, pero al menos para mí, esta temporada está más cerca de conseguir un retrato de ese estilo que la primera, y si este shonen quiere quedar en la memoria de la gente, no puede vivir sólo de historias de superación y batallas espectaculares, por lo que este paso, al igual que el de Nobunaga, es a la vez necesario a la vez que agradecido.




Tercer Puesto
Himouto! Umaru-chan R: La himouto ahora tiene amigas


(Segunda temporada de Himouto! Umaru-chan)

Umaru-chan se ha renovado mejor de lo que yo pensaba. Ok, ya lo dije.

No hay tanto que decir en este puesto realmente, todos los que han visto los animes del estudio Doga Kobo, como Sansha Sanyou, Gabriel DropOut, o mi queridísima Yuru Yuri, saben que estos son unos maestros del slice-of-life más edulcorado, así que no esperéis pensar demasiado en estas series, pero sí relajarse, ver cosas adorables, y reirte de vez en cuando, y hacerlo todo a un ritmo tan bien medido, que hasta pidas más en el proceso.

A este respecto, Umaru-chan R empieza tomando la premisa del último episodio de su primera temporada, ergo, la primera salida de todas las amigas de Umaru como grupo, y enfoca la secuela por entero en esa premisa.



En la primera temporada había en cada episodio una parte dedicada a Umaru en casa, enfocada a su lado más hikikomori junto a ciertos personajes, y otra más escolar donde se dedicaba a mantener las apariencias ante sus compañeras de clase (un personaje a la vez, casi siempre). En esta segunda parte, se mantiene la línea entre ambas situaciones, pero ahora Umaru no es la protagonista absoluta, y ambas historias se ven permeadas por un nuevo foco central: la relación de Umaru con Ebina, Kirie y Sylphin (todas juntas).

Y aunque la estructura sea muy similar, me pasa algo que no veía en otras secuelas: tú mismo sientes que todo ha cambiado, y sucede por pequeñas acciones: Umaru es percibida como amiga por las demás, sale mucho más de casa, y se preocupa por sus amigas de formas más concretas que antes. Y por su parte ellas no se quedan atrás: son menos estereotipadas, se arrepienten de cosas que han hecho en la primera parte y que no les dejaban relacionarse con la gente, se relacionan entre ellas sin Umaru de por medio, y escuchamos sus pensamientos muchas más veces durante la serie. A eso súmale ciertos flashbacks del pasado de sus amigas, algunos incluso tiernos o melancólicos, y tenemos una serie que se toma igual, pero que a la vez sabe distinta.



De hecho, voy a soltaros una comparación rápida, desde que terminé Lucky Star me ha chirriado la comparación con esta serie, ya que pienso que Lucky es más slice-of-life, y Umaru-chan más centrada en la comedia. Por su parte, Umaru-chan R es un paso en la dirección de Lucky Star, aunque sin serlo todavía, ya que la parte friki no está tratada de la misma manera, y en esta secuela se nota más aun.

Las referencias de anime y videojuegos en la segunda temporada de Umaru están más disimuladas, y en cierto modo también se mezclan con los transfondos de sus amigas, que en ciertos momentos evocan a sus infancias, o a cierto pasado de recreativas viejas, edificios antiguos, y hábitos que se han ido perdiendo entre la urbanización japonesa, pero tranquilos, si no os parecen suficientes hay algunos sketches que son torbellinos de referencias otakus.



Puede que estos cambios no agraden al personal que se divirtió con la primera serie, y de hecho, no estoy mencionando varios de sus fallos, como que no haya ningún cambio real ni revelación importante en la vida de estos personajes, después de lo que pasan juntos (y la serie hace faroles de esto TODO el rato), y su final, que me parece un tanto cutre y parece más una transición hecha con prisas hacia la conclusión de la serie (ya que el manga también ha terminado).

Pero no puedo negarlo, estas intenciones sutiles son lo mínimo que yo espero de una secuela para sorprenderme, y creo que estoy ante el primer ejemplo de la lista donde puedo decir firmemente que me ha gustado más que el original. Sylphin Best Girl.




Segundo Puesto
Hibike! Euphonium 2: Bravely en Segunda Mayor


(Segunda temporada de Hibike! Euphonium)

Si acaso pillasteis el chiste del subtítulo, voy a empezar por ahí, Hibike! Euphonium 2 es una segunda temporada que es, en términos prácticos, una expansión de la primera. Esto no desmerece lo buena serie que es (de hecho, creo que es, juntando sus dos partes, la mejor en conjunto del top), pero verla sin haber visto la original es una pérdida de tiempo.

La historia empieza en donde termina la anterior, con la orquesta de Kitauji preparándose para una próxima competencia, y Kumiko dimensionando su papel en la banda junto a sus compañeras, a la par de que los cambios en su familia se hacen cada vez más acusados. En este sentido, el final de la primera temporada es bastante relevante, ya que Kumiko ha perdido parte de su característica desgana y cinismo, y ahora se involucra bastante más en problemas ajenos, lo que puede chocar a quienes se vieron impactados por esta personalidad, aunque es bastante coherente que sea así.



De hecho, salvo ese detalle de la protagonista y un suavizado en el dibujo de la serie (reduciendo los brillos para aumentar la saturación de los colores, pero dejando igual el detalle de los escenarios y el diseño de personajes), el tono de esfuerzo y sacrificio de Hibike! Euphonium sigue estando casi intacto, así como los problemas y relaciones entre miembros de la banda, sus personalidades, y el foco de la trama en ellos (si pensabas que retomarían la trama de algún personaje abandonado en la primera parte, olvídalo desde ya).

Además, se suman nuevos personajes que, al menos ahora, sirven para alimentar un arco excesivamente simple, aunque va a haber una película original centrada en la historia de dos de ellos, así que también puede ser que esto haya sido una introducción para justificar que Kumiko las conozca. Para rematar, la sensación en el sonido es muy parecida también a la de la primera temporada, contando incluso con las mismas cantantes y el mismo estilo de canción para el opening y el ending (si ya parece que estuviera viendo una serie de 26 episodios partida por la mitad!!)



Pero como dije al principio, esto no hace a la serie mala, todo lo contrario: el ritmo de los eventos sigue estando medido al milímetro, se suceden situaciones nuevas que revuelven a la banda (y a ciertas familias), se hacen preguntas interesantes que determinan la evolución de la protagonista, y aunque no haya mucho de nuevo, la historia funciona como secuela sin desmerecer a su primera parte ni quedar en el limbo.

Y para muestra un botón: el final es muy emotivo, quizá el último concierto no es lo que yo hubiese imaginado, pero la forma en que se despide a dos figuras muy queridas de la serie, marcando el relevo del primer año de Kumiko en la preparatoria, está muy bien llevada, marca un cambio para el futuro, y prepara todo para una futura tercera temporada, que eso sí, espero que traiga bastantes más novedades, ya que al contrario de muchos puestos anteriores, esta secuela se centra más en la consolidación que en la aportación.




Primer Puesto
Kekkai Sensen & Beyond: Hasta los devoradores de hombres pueden aplaudir


(Segunda temporada de Kekkai Sensen)

¿Este es el número uno? ¿Este? ¿POR QUÉ?

Para quienes no lo sepan, Kekkai Sensen & Beyond ha sido bastante polémico por su forma de llevar a cabo una secuela, dividiendo a los fans de la primera entrega, por regulera que fuese, entre los que aman esta segunda entrega, y los que creen que la saga está directamente muerta.

Yo mismo he tenido más de un problema para saber qué era lo que me gustaba exactamente de esta serie, que en su primer anuncio prometía volver más a la historia del manga con un nuevo equipo de producción, que después de la trama original de Rie Matsumoto, era algo que todos deseábamos ver, yo incluido, pero lo que me encontré fue otra cosa.

En primer lugar, aunque hablábamos de un director y equipo diferentes, Kekkai Sensen sigue a cargo de BONES, y creo que eso tiene buena parte de culpa a la hora de conservar de forma casi intacta el dibujo de la primera serie. El trabajo original se ha respetado al máximo, incluyendo diseños de personajes, ambientación, animaciones, y no sólo eso, sino relaciones entre personajes, habilidades de cada uno, trasfondo, y sobre todo, eventos anteriores, considerando la historia original de Matsumoto como canónica, e integrándola en los eventos del manga para fortalecer el desarrollo como personaje de Leonardo, nuestro protagonista.

Y si bien puede sonar como una forma de agradarles a todos, si hay una cosa en que destacaba Kekkai Sensen, era su ambientación y estilo, que convertía a Nueva York en un barrial de humanos y monstruos luchando por sobrevivir de una forma cotidiana, y presentando un enorme lienzo en blanco para pintar aventuras que estaba desaprovechado en la primera entrega. Y por cierto, ¿os acordáis qué más estaba desaprovechado? Los personajes.



Si bien había un esfuerzo por presentar nuevos miembros de la organización Libra cada poco tiempo, no se explicaba tanto sobre dicho integrante, sino más bien sobre la misión que le tocaba realizar, y el poder característico que debía usar cada uno para superarla, como si fuera el tutorial de un videojuego. En este caso, la forma de presentarnos a los personajes sí que ha variado sustancialmente, siendo el aspecto más polémico; y ahora tenemos un capítulo con una pequeña historia autoconclusiva para cada personaje de Libra, que además de ser divertidísimas en su mayoría, hace que casi todos los miembros tengan su cuota de protagonismo y carisma, y aquellos a los que no se les dio verdadera importancia antes, den más sensación de peso como personas, pudiéndolos ver en aspectos cotidianos propios de esta ciudad.

Pero sin duda, lo más sorprendente de esta decisión, es el inesperado protagonismo que toma la ambientación en esta entrega, ya que muchos de los enemigos a los que cada personaje se enfrenta, aluden a lugares, eventos o personajes de la primera parte, en muchos casos dándole un trasfondo, o sirviendo como evolución personal para Leonardo, creando una retroalimentación brutal entre todo lo que estoy contando (ambientación igual – personajes carismáticos – transfondo trabajado y relacionado con la ciudad – ambientación más viva), que como véis, ataca frontalmente uno de los aspectos que más critiqué en la temporada original: Hellsalem’s Lot ya no es sólo un campo de batalla.

Si a eso le sumamos un montaje más pulido de las escenas en sus aspectos más shonen (con los nombres de los ataques mejor integrados en ellas), una banda sonora que agrega nuevas canciones que diversifican el estilo jazz del original; con temas específicos para cada personaje, emotivos e incluso corales (incluyendo un ending no tan memético como el original, pero con un ritmo de discoteca que adoro), y un final que no puede ser más shonen, pero que engloba todo lo que ha vivido y por lo que lucha el protagonista, de forma más visible que todo lo que he visto de series como Boku no Hero Academia, cambiando nuestra percepción sobre este niño asustado en un mundo hostil, y haciendo que lo veamos como una persona digna de admiración.



Y la comparación no es gratuita: en muchos episodios, se nota que Kekkai Sensen ha aprendido mucho de Deku a la hora de perfilar a Leonardo y su evolución, sin embargo, no creo que hacer algo como esta temporada esté al alcance de cualquier persona. ¿Una secuela que construye sobre la original, corrigiendo pequeños grandes detalles de su entrega debut, no descartando NADA de las cosas destacables que tenía, y haciendo brillar a lo realmente importante hasta el punto de cambiar la percepción del espectador sobre la serie? Díganme ahora qué tan polémico me parece este puesto.

Kekkai Sensen & Beyond no sólo es una de las mejores secuelas que he visto en este medio, es uno de mis animes favoritos en GENERAL.

Esta es mi opinión, y sinceramente no tengo miedo por lo que diga la gente.

Hasta los devoradores de hombres pueden aplaudir.

Tortoise Knight, aquí tienes los aplausos que esperabas.

Nos vemos en el foro.


Última edición el 26 de Marzo de 2018, a las 22:49
Dekar
Admin

Mensajes: 23792
Lugar: Albacete
Jugando a:
Detroit
#162 - 26 Mar 2018, 18:59
Valió la pena echar un vistazo por volver a escuchar ese opening de Boku no Hero.

Supongo que terminaste de matar cualquier esperanza de ver Terraformars Revenge, y en cuanto a Kekkai Sensen creo que sigue subiendo peldaños en mis pendientes.
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#163 - 26 Mar 2018, 20:27 - Enviado desde un dispositivo móvil
He corregido algunos errores en la escritura. Estoy un poco verde después de tanto tiempo.

Dekar escribió:
Valió la pena echar un vistazo por volver a escuchar ese opening de Boku no Hero.

Supongo que terminaste de matar cualquier esperanza de ver Terraformars Revenge, y en cuanto a Kekkai Sensen creo que sigue subiendo peldaños en mis pendientes.


Puede que el opening 1 me sirviese más para lo que quería decir, pero me gusta tan poco en relación al segundo...

En fin, lo de Terra Formars no está mal si quieres un shonen, pero le resta mucha tensión y seriedad a lo que tenemos en mente como Terra Formars, aunque el opening 1 es bueno (escucha simplemente la canción, sin animación, es bastante mejor).
Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#164 - 3 Abr 2018, 19:39
Paradise Kiss
12 capítulos


Quienes me conozcan y sepan lo que voy a ver después del invierno, podrán haber intuido que quería sacar el top de secuelas antes de estas fechas para hablar con un poco más de base de dichos animes. Pero no es lo único de lo que quería hablar.

Es menos evidente, pero antes de cerrar esta estación, necesito hablaros de dos animes que me llamaron por motivos diferentes, y que tienen cierta importancia para hablar de lo que viene. El primero es este.



Paradise Kiss se centra por completo en Yukari Hayasaka, una chica en último año de bachillerato que después de un intimidante encuentro, llega a un pequeño bar subterráneo en medio de las calles de Tokio, llamado el Atelier, que funciona a la vez como taller de costura, y punto de reunión de un estrafalario grupo de chicos de su edad. Resulta que ellos estudian diseño de vestuario, y necesitan ganar el festival de su escuela para poder acceder a una beca para poder estudiar en el extranjero, pero al no tener a una modelo, le piden a Yukari su colaboración. Aquí empieza la historia de sus últimos días como estudiante…



Antes de continuar, hay que decir que esta historia procede de Ai Yazawa, mangaka creadora de Nana, y en su momento, una de las principales exponentes de los mangas josei (dirigido a mujeres adolescentes y adultas), y por más genérica que os pueda sonar la sinopsis, tiene una ambientación y un tratamiento de los personajes muy particular que ya explicaré.

La historia se basa en su mayor parte en relatar la vida de Yukari en las semanas previas al desfile de modas, con un tono bastante introspectivo, donde oiremos continuamente lo que la protagonista piensa, preguntándose sobre el por qué de sus acciones, su relación con su familia, sus amigos, y muchas de sus inquietudes acerca de cómo la ve la gente, delineando a un personaje al principio poco sociable, con opiniones bastante claras y una determinación fuerte, pero que no sabe si podrá encajar en la jungla de cemento japonesa.



Pero progresivamente, el grupo del Atelier irá entrando cada vez más en su vida, hasta el punto que empezará a dividir a Yukari en dos, una más centrada en sacar adelante su ingreso a la universidad, y otra que ve interés en el mundo del modelaje y que debe sacar tiempo de debajo de las piedras para terminar su vestido, conflicto que alcanza su punto álgido en decisiones cruciales para su edad que ella tendrá que tomar, y mejor ni digo cuando se descubra el pasado de ciertos personajes involucrados con ella.

Lo cierto es que sin tener grandes puntos de giro, es una historia muy bien hilada, y donde sus doce episodios marcan un principio y un final sumamente definidos, aunque debo decir que no debéis esperar algo trepidante, ya que el ritmo es más bien plano, basado en diálogos constantes que culminan en alguna situación más potente al final de cada capítulo.



Eso sí, puede que aun así no os diga mucho, así que vamos a complementar con un dato no menos importante: el ambiente de ParaKiss. La serie toma prestados ciertos aspectos de la vida nocturna del Japón más urbano, incluyendo estilos de vestuarios de ciertos barrios vanguardistas de Tokio para formar a sus protagonistas y centrar su trama con un tono bastante erótico y maduro, pero que sirve para ilustrar un conflicto adolescente, no quedándose sólo en la superficie, y aprovechando a Yukari, mostrando su trasfondo poco a poco de una forma realmente inmersiva, e ilustrando sobre los roles de género, los sistemas de educación tradicional, y la responsabilidad individual.

Por poner un ejemplo, ella no es representada en ningún momento como alguien poco inteligente, más allá de la opinión que pueda tener de sí misma, y sin embargo, sigue habiendo hormonas involucradas, habiendo momentos donde la situación pesa tanto sobre ella, que aun sabiendo que sus acciones pueden tener consecuencias lógicas más que palpables, uno se puede sentir tan confundido como ella, llegando incluso a sentir pena o asco en ciertos momentos puntuales.



De hecho, la historia nos pregunta casi desde el primer episodio, si estamos forjando nuestro propio destino, o si simplemente nos estamos dejando llevar por lo que esperan de nosotros, es un tema bastante universal en este tipo de historias, pero que a la vez tiene matices bastante amplios. Ninguna de esas opciones determina qué tan adultos seremos en el futuro, ni que tan responsables con nuestra vida, ni siquiera la seguridad de tus planes puede eximirte de que acabes sufriendo, y en ese sentido, ¿Qué elegirías? ¿Lo que te hace más feliz? Creo que muchos sabemos los contras que puede tener eso.

Es un dilema que afecta hasta a los mismos miembros del Atelier, que aun con lo disparatados y arquetípicos que puedan parecer en un principio, también muchos de ellos han dejado algo atrás para tomar el camino que quieren, o incluso parecen raros o inaccesibles simplemente porque quieren sentir que han hecho la elección correcta, aunque signifique darle la espalda al resto del mundo, o peor, a una parte de sí mismos.



Pero para sentimientos encontrados, me voy a relajar y voy a entrar en los aspectos puramente técnicos, donde tengo también cosas que decir. El dibujo tiene más reminiscencias a un manga que a los canones del anime de la actualidad, los personajes son muy proporcionados sin perder expresividad, y los detalles en su ropa, accesorios y peinado son muy realistas y van acordes con su personalidad, además la animación es una marca de Madhouse como siempre con sus animes, aunque puede que a las expresiones faciales les falte fluidez.

Para cosas más particulares están los fondos, que alternan fotografías reales con entornos dibujados, y que tratan de marcar cambios entre los ambientes tan distintos en los que Yukari se mueve, y sobre todo el uso de los chibis, con pequeños momentos donde personajes toman esta forma, y aunque está pensado para representar la psique de nuestra modelo, a veces tienen unas transiciones tan cutres entre una forma y otra que pareciera estar metido con calzador. De hecho, se usan más que nada al principio, salvo en escenas cortísimas donde aparecen personajes amorfos entre los fondos de imagen real, con los diálogos de Yukari de fondo, que sí son más constantes e integrados en la narración.



El apartado sonoro es un poco discreto, ambienta bien los barrios de Tokio y da personalidad al Atelier (con una música cañera sonando de fondo casi todo el tiempo mientras estamos ahi), pero sirve más para hacer contraste, y no lo recordaremos por mucho más salvo en ocasiones especiales, contrastando mucho con el opening y el ending, que sí son muy reconocibles tanto en estética como en sonido (de hecho, hay un cameo de una canción bastante famosa que dejo debajo del párrafo). Las voces de los protagonistas calzan muy bien con sus personalidades, destacando irónicamente las de los protagonistas masculinos, muy acordes con el tipo de idea que quieren representar en nosotros.



Para terminar, quiero dejaros con una comparación rápida antes de la conclusión. En una escena de Monogatari, un personaje humano le dice a cierta diosa, que lo que caracteriza a los humanos, es su capacidad de reinventarse, de tomar un camino, dejarlo, y volver a intentar algo tantas veces como ellos deseen.

Eso sí, lo que muy pocas veces se menciona, es el costo que tiene esto, el qué tan doloroso puede ser el cumplir un sueño y como un pequeño detalle, puede descubrirnos lo frágiles que somos.



Esto es algo que la serie refleja perfectamente en su capítulo final, que sin ser Texhnolyze, aleja a esta serie de ser un drama romántico genérico, para convertirse en un relato mucho más personal y vívido de cómo afrontamos nuestros propios fantasmas. Esto es algo que la serie construye con mucho acierto, y que a pesar de que la historia tenga puntos aburridos, y otros quizá demasiado fantasiosos o exagerados, es una serie que vale la pena recomendar.

En resumen, Paradise Kiss es ante todo, una historia muy centrada, que dura lo que debe durar, y que no ofrece mucho más drama o comedia que la necesaria para que percibamos el mensaje y la evolución de sus personajes. Es un anime alejado de las tendencias de hoy en día, y que espero que más de alguno se vea tentado a ver, ya que tiene potencial para dejar huella.

Nos vemos en el Atelier.


Spybdar
Usuario

Mensajes: 874
Lugar: Hellsalem's Lot
Jugando a:
Super Mario Odyssey & Octopath Traveler
#165 - 23 Abr 2018, 17:08
Noragami
25 episodios (2 temporadas) + 3 OVAs


Y vamos con el segundo round, repito que es importante para lo que quiero decir en el repaso de invierno, así que vamos allá.

Quedaos hasta el final, que me ha costado realmente hacerlo.



El argumento de este shonen se centra en Yato, un dios menor que habita como un vagabundo en el Japón actual, comiendo sobras, vistiéndose con lo que encuentra, y trabajando por 5 yenes para construirse un santuario propio, con el que ser finalmente reconocido. El previsible viraje en toda esta vida despreocupada llega de parte de Hiyori, una estudiante que ve como su alma y su cuerpo se separan tras un accidente con él, y ante las molestias que esto le produce en su vida normal, le pide ayuda a Yato para poder volver a la normalidad.

Y para no perder las buenas costumbres, hay una cosa importante antes de juzgar a Noragami como un shonen, y es que al contrario de otras series de BONES, como por ejemplo Boku no Hero Academia o Soul Eater, que tenían personajes con desarrollo, pero donde sus acciones estaban supeditadas a su rendimiento en el campo de batalla la mayor parte de las veces, aquí la cosa se invierte ligeramente.



En Noragami, el desarrollo de los capítulos recuerda más a un slice-of-life, donde conoceremos personajes que van formando cada vez más parte de la vida de Yato y Hiyori, y articulando una trama de relaciones entre todos, dejando casi siempre las hostias al final del capítulo, con unas coreografías buenas, pero que si ya sois muy curtidos en los shonen, generalmente no son para tanto (si la pelea final está algo viralizada, creo que es porque no tiene rival comparando con el resto de estos episodios).

De hecho, el primer episodio empieza con Yato matando a un espíritu y acto seguido perdiendo su arma, no tiene un combate realmente intenso hasta la mitad de la primera temporada, y sólo empieza a vivir situaciones desesperadas desde este punto, y no tienen que ver tanto con el combate.

Para rematar esto todavía más, Yato, antes que un luchador, gasta la mayor parte del tiempo como personaje tsukkomi (de hecho su voz está puesta por Hiroshi Kamiya, un especialista en este tipo de caracteres), actuando como un carismático payaso y gritando cada dos por tres cuando alguien lo pone en evidencia, rompiendo su cortina de tipo duro y trágico con relativa frecuencia, lo cual ayuda a que nos quedemos con este lado de su personalidad, sobre todo al principio.



Realmente parece una conclusión lógica que este anime no tenga tanto renombre entre los shonen de esta década, sin mencionar su estilo de pelea, peligrosamente similar al ya visto en Soul Eater.

La animación no hace más que apoyar estas ideas, ya que, repitiéndome un poco, no es tan fluida como en shonen emblemáticos, ni tiene momentos donde los frames se disparen notoriamente como en Kekkai Sensen, pero cumple con lo que se le pide a buenos duelos cuerpo a cuerpo contra los fantasmas, o luchas de poderes bastante variadas dependiendo de a qué dios le toque enfrentarse al protagonista, teniendo un buen equilibrio entre la velocidad que la acción requiere, y una buena fluidez para entender todo bien.



Los diseños de personajes son algo genéricos, pero son muy agradables a la vista, y están lo suficientemente caracterizados para que no los confundamos entre sí. Los fondos, por su parte, son un tanto simples para marcar la mayoría de ambientaciones de la serie, y aunque tienen elementos visuales bastante originales y llamativos, pecan de estáticos durante muchas escenas y no se interactúa tanto con ellos.

La música está bien, cumple su función de ambientar, con la mención especial para la música para momentos de acción o importantes, muy energética y variada, basada en música típica de diferentes culturas, pasada por filtros de hip-hop, guitarras eléctricas o ritmos más electrónicos en batallas más pesadas, notándose la mano del compositor Taku Iwasaki, creador de las BSO de series como Rurouni Kenshin, Tengen Toppa o Soul Eater. Las voces de los protagonistas se amoldan bastante bien con los distintos personajes (sobre todo Yato), y aunque también se hacen algo esquemáticas, no cansan en ningún momento.



El problema de Noragami, a mi parecer, es que aun sabiendo cuál es su fuerte, no lo logra explotar todo lo que debería. Los personajes suelen ser depositarios de gags muy repetidos. Los que dan un toque de seriedad, no se les da la suficiente importancia. Y el único personaje que se desarrolla de verdad es el que da algo de continuidad a la trama, pero funciona casi como una historia paralela, no llegando a aportar a un conflicto principal que se remata con un villano que sale de ninguna parte.

Y aunque la comedia es efectiva, los personajes son queribles y el fanservice es bastante pasable, estos elementos pueden llegar a ser algo básicos para quienes busquen algo más ambicioso, por lo que recomendaría Noragami a los recién entrados en el mundo del anime, siempre y cuando las batallas no sean vuestra prioridad.




Spoiler
Página 11 de 12 | Anterior 1 2 ... 10 11 12 Siguiente
SOBRE ELREINO.NET